Por Fernanda Saide
30 diciembre, 2016

La realidad no siempre es lo que parece…

Kayla Hurley es una joven de tan solo 24 años que ha tenido que pasar por momentos difíciles luego de haber bajado sus medidas corporales en una cantidad masiva. Hace dos años ella pesaba 162 kilogramos y un día, cuando no le permitieron subirse a una montaña rusa por ser «muy gorda» -como ella misma cuenta-, decidió cambiar su vida.

Y lo logró, pero Hurley nunca pensó en las consecuencias de haber perdido tanto peso, 88 kilos. Su piel se había estirado demasiado, y ahora, al no tener tanta grasa como antes, cuelga desproporcionadamente y le trae incluso problemas de salud.

Ella decidió compartir su realidad en la red social Imgur:

«OK, muchos de ustedes me hicieron la pregunta al enterarse de cuánto había bajado. Aquí está, es horrendo pero es la realidad de una pérdida masiva de peso. La piel sobrante. Mayormente la tengo alrededor de mi abdomen pero también alrededor de mi pecho y brazos».

Imgur

«Esto causa problemas de espalda y de piel. Cambia la forma en que ejercito y altera mi centro de gravedad. Tengo que vestirme de acuerdo a mi cuerpo y no de la forma en que quisiera, hay limitadas cosas que puedo y no puedo usar. Y sí, esto realmente tiene un impacto en mi seguridad y en cómo me veo a mí misma«.

Imgur

La piel sobrante convierte lo que deberían ser 15 minutos de ducha en una de 30 minutos, porque necesita su propio cuidado y secado o en caso contrario causa infecciones y otros problemas.

Imgur

Ningún ejercicio será suficiente para remover esto, puede que la reduzca en un año, con más entrenamiento, pero jamás va a desaparecer por completo sin una intervención quirúrgica. Mi plan es removerla una vez que sienta que he tonificado y reducido lo que más sea capaz de manera natural!

Pero no cambiaría nada. Tendría metros y metros de piel sobrante en vez de ser la insalubre y depresiva persona que era hace 2 años!

Imgur

¿Qué opinas de este problema?, ¿has vivido algo similar?

Puede interesarte