Por Francesca Cassinelli
21 septiembre, 2016

“Miré a Fabián, y él solo parecía dormido. Tomé su mano y estaba muy tiesa”.

Kristian Guerrero es, sin duda, una mujer con una enorme fortaleza. La joven encuentra energía para motivar a los demás luego de sufrir un trágico accidente automovilístico que quitó la vida a su esposo y a su bebé, que aún no nacía. Una conductora ebria los chocó mientras circulaban por Texas, en Estados Unidos. 

En el auto iba Kristian, que conducía; y su esposo Fabián. Era 2 de agosto y la mujer llevaba en su vientre a su hijo de 12 semanas. Claro que no sabía que era un niño, porque la fiesta de revelación de su género estaba fijada para el 8 de agosto. 

Esa fiesta nunca se realizó.

Estaban avanzando por la autopista cuando un auto -conducido por una chica de 21 años que conducía ebria- los chocó.

Kristián contó a NBC que no recuerda nada, salvo al despertar.

“(Cuando despertó) Estaba pensando que todo estaría bien. Ví que todo el parabrisas estaba roto, pero yo no sentía ningún dolor -no sé si fue por el shock. Miré hacia abajo y había sangre por todas partes. Miré a Fabián, y él solo parecía dormido. Tomé su mano y estaba muy tiesa“.

-Kristian Guerrero a NBC-

La piloto del otro auto se llamaba Shana Elliott y había sido arrestada dos veces antes por incidentes relacionados a posesión de drogas.

Ahora se encuentra en la cárcel y será juzgada por el accidente que quitó la vida a Fabián y a su hijo.

Shana Elliott admitió que al momento del choque estaba bajo la influencia de cerveza y otros licores.

Kristian tenía 19 semanas de embarazo cuando sucedió el accidente. La llevaron en una ambulancia a un hospital y allí un ultrasonido confirmó que su bebé seguía vivo, aunque con un latido muy disminuido.

La forzaron a entrar en trabajos de parto, instancia que tardó 24 horas, pero el pequeño -Fabián James- no lo logró.

Un choque de auto le quitó a su esposo y al bebé con que ambos soñaban. Sus funerales se realizaron de forma conjunta el 12 de agosto.

Foto: Facebook / Kristián Guerrero.
Foto: Facebook / Kristián Guerrero.

“Fabián siempre me miraba, miraba mi estómago y sonreía. Todo lo que quería era un hijo”.

-Kristian Guerrero, a NBC-

El 18 de septiembre, un poco más recuperada del accidente, Kristian compartió en su Facebook una poderosa publicación respecto a beber y conducir:

“Esta soy yo, finalmente capaz de sostener a mi hijo. Así es como luzco luego de estar en parto inducido por casi 24 horas, luego de sobrevivir un accidente automovilístico que mató a mi esposo y a mi hijo. Todo porque alguien pensó que estaba bien emborracharse y conducir. No está bien.

ESTÁ BIEN detener a un amigo que va a conducir, ESTÁ BIEN tomar las llaves de alguien si muestra signos de estar ebrio. Y ESTÁ BIEN tomar el teléfono y pedir un viaje en taxi si te encuentras un poco mareada. No es un signo de debilidad. Es un signo de madurez ser honesto contigo mismo y saber que las consecuencias de conducir borracho superan cualquier tipo de vergüenza que sientas por admitir que estás muy ebrio como para conducir.

Lo que no está bien es pasar el resto de tu vida con la culpa de saber que has tomado la vida de alguien, la vida de alguien que no llegó a nacer. No lo vale. No beban y conduzcan. No arriesguen su libertad. No están poniendo solo su vida en peligro, sino que también la de todos los demás en el camino.

Podría haber muerto el 2 de agosto, pero Dios tenía otros planes.

Me dejó aquí para que lucha la batalla por mi esposo y mi hijo. Continuaré esparciendo la conciencia y compartiendo esta historia hasta el día en que muera, esperando prevenir que alguien más sienta el dolor que yo llevó cada día encima. Me rehuso a que la muerte de mi esposo y de mi hijo sea en vano”

Esperamos que todos escuchen el mensaje de Kristian

“Perdí algo tan precioso para mi, y sé que (Shanna Elliott) está perdida porque está en la cárcel. Pero siento que yo estoy en prisión, también. Mi vida se terminó. Siento que mi esposo tenía mucho que dar al mundo y a su familia, y ella tomó eso de nosotros. Todos perdimos”.

-Kristian Guerrero, a NBC-

Entre los planes de Kristian está el seguir educándose, algo que su esposo Fabián quería para ella.

Puede interesarte