Por Andrea Araya Moya
6 septiembre, 2016

Por poco pierde su vida.

La vida de Cazandra Zetterberg cambió radicalmente cuando en 2013 llegó a pesar sólo 30 kilos y su estado de salud ponía en peligro su vida. La anorexia se estaba llevando su color y sus últimos alientos cuando Cazandra comenzó a preocuparse demasiado por tener “unos kilitos de más”. Hasta que llegó a un punto de no retorno y los médicos le hicieron una última advertencia: tenía que aumentar de peso o moriría.

Cazandra sólo tiene 19 años y ha tenido que aprender a lidiar con una enfermedad mortal que altera todos los hábitos, sobre todo alimenticios. Sin embargo, tuvo el coraje de comenzar a cambiar su alimentación y comer de manera más sana, además de estudiar nutrición y preparación física. ¡Y vaya que ha cambiado su vida para mejor! De hecho, hoy en día es una gran maestra fitness que cuenta con miles de seguidores en Instagram que día a día están atentos a sus consejos de dieta.

Cazandra en 2013 ya no podía más con la anorexia que día a día tenía más efectos negativos en su cuerpo

Believe you can and you will

A photo posted by Cazandra Zetterberg (@cazandraz) on


Fue trasladada de urgencia al hospital porque su temperatura bajaba rápidamente. Ahí fue cuando los médicos le advirtieron que tenía que mejorar su peso

 

I chose life ❤

A photo posted by Cazandra Zetterberg (@cazandraz) on


Sin embargo, lo que realmente motivó a Cazandra a hacer un cambio fue la tristeza con la que reaccionó su familia, en especial su hermana pequeña quien rompió a llorar

#motivationmonday ❤️

A photo posted by Cazandra Zetterberg (@cazandraz) on


Fue en ese momento en el que Cazandra decidió luchar contra la anorexia y mejorar su alimentación


“Desde ahora quiero trabajar en conseguir mis metas, y mis metas son ayudar a los demás. No importa por lo que hayan pasado o cuales sean los objetivos de los demás, creo que por lo que he vivido puedo ayudar

Needed some new motivation, so what else to do? ✨

A photo posted by Cazandra Zetterberg (@cazandraz) on


Cazandra cambió su vida radicalmente, sobre todo sus hábitos alimenticios y rutina. Eso le ha permitido lograr una figura saludable y ejercitada


Y, claro, una vida más sana

Chicken fajita salad for lunch before

A photo posted by Cazandra Zetterberg (@cazandraz) on

¡Qué gran coraje e inspiración!

Puede interesarte