Por Ignacio Mardones
24 abril, 2015

Todo para que ella sea feliz.

Mary Cate tiene el síndrome de Apert, el cual es muy raro y sólo afecta a 25 niños al año en todo Estados Unidos. Sus padres se han preocupado siempre de ella, tanto de su salud como de su bienestar emocional, por eso es que están haciendo el mayor esfuerzo para encontrar la escuela ideal para su hija. Saben que a veces los niños pueden ser crueles y ellos necesitan tener la seguridad de que su hija no saldrá herida. Sin embargo, Mary Cate no sólo tiene a sus padres, ella ha recibido el apoyo de mucha gente que empatiza con su situación:

httpv://youtu.be/9wQsktbSmQw

Ojalá pueda hacer grandes amigos…

Puede interesarte