Por Catalina Yob
16 junio, 2017

A pesar de los positivos resultados para el paciente, los médicos alertan sobre las consecuencias que éste puede traer a hombres sanos que sólo quieran someterse por temas estéticos.

A los 34 años de edad fue diagnosticado de una condición comúnmente conocida como hipogonadismo sexual, el cual es un trastorno que sufren los testículos u ovarios, razón por la cual las características sexuales de las personas no logran desarrollarse de manera normal. En los hombres la manifestación más evidente es la ausencia de bello y la presencia de un tono de voz agudo.

Con el propósito de hacer crecer el vello de su rostro y el de su cuerpo, este sujeto de Pakistán se sometió a un tratamiento de inyecciones de testosterona. Además de la ausencia de vello, este sujeto, cuya identidad no ha sido expuesta, tenía un órgano reproductor masculino extremadamente pequeño, equivalente al de un niño de tan sólo 12 años.

AP
AP

El tratamiento médico se prolongó por más de nueve meses, en los que el paciente experimentó un aumento explosivo en los niveles de testosterona. Según indicó el diario de informes de casos médicos en Inglaterra, el vello facial y corporal del sujeto comenzó a crecer y le dio la apariencia de un hombre de su edad.

Sin embargo y de forma completamente inesperada para los médicos, su pene creció mas del doble del tamaño inicial. Antes de iniciar el tratamiento, éste medía alrededor de 5 centímetros, mientras que al término de las inyecciones su órgano reproductor experimentó un crecimiento de 5 centímetros más, alcanzando casi los 11.

 

AP
NBC

A pesar de que el tratamiento se tradujo en resultados favorables para el paciente, los médicos aseguran que éste sólo puede ser administrado a quienes sufren de esta condición, ya que para quienes sólo desean experimentar un crecimiento en su órgano reproductor podría llegar a ser completamente dañino para su salud.

El exceso de testosterona en la sangre fomenta una producción elevada de glóbulos rojos, los cuales en exceso aumenta la viscosidad de la sangre, incrementando los riesgos de sufrir de hipertensión y un infarto al miocardio.

 

Te puede interesar