Por Raúl Cobo
7 octubre, 2016

La selección de libros es abiertamente racista.

Si por esas casualidades de la vida, terminas preso en una cárcel de Texas, lo que te contaremos a continuación puede desanimarte mucho si te interesa la buena lectura, ya que resulta que el Departamento de Justicia Criminal de Texas acaba de prohibir más 15.oo0 libros. Y ese es solo una parte del problema, ya que junto con prohibir a los mejores, dejo en sus estantes libros que son abiertamente racistas, fascistas y homofóbicos. Los criterios de selección son completamente absurdos.

sobre-el-anarquismo-noam-chomsky
OLVÍDENSE DE ESTO

¿Por que razón un libro podría ser censurado de las cárceles? Bueno, para el departamento de justicia de Texas, hay millones; por ejempllo: si éstos tienen información sobre contrabando, sobre el establecimiento y el funcionamiento de redes criminales, sobre la manufactura de explosivos, drogas o armas, y si tienen imágenes sexuales explícitas. También aquellos textos escritos “con el objetivo único de provocar altercados en las prisiones”, o que son “dañinos para la rehabilitación de los presos”.

Como resultado, los presos no pueden leer una narrativa histórica sobre la Segunda Guerra Mundial escrita por un senador republicano texano, Bob Dole, pero sí las memorias de Adolf Hitler, Mein Kampf. 

41em8cafmxl

De acuerdo con el Departamento de Justicia Criminal, el objetivo de esta “lista” es crear un equilibrio entre aquello que pueden consumir los internos y sus seguridad. No obstante, el Proyecto de Derechos Civiles de Texas asegura que esta discriminación de títulos se hace fuera de contexto. Es por eso que, por ejemplo, algunas de las obras de William Shakespeare están prohibidas, así como las de Gustave Flaubert, Noam Chomsky, George Orwell, Arthur Conan Doyle y John Grisham. Por otro lado, les está permitido leer el manifiesto racista de David Duke (fundador del Klu Klux Klan).

1

Uno de los últimos libros censurado es sobre como dos adolescentes texanos que colaboraron con el cartel mexicano de los Zetas. Ahora, los jóvenes cumplen condena en una prisión del Estado. Las autoridades texanas justificaronque el libro “contiene material sobre cómo organizar y operar redes criminales, o cómo evitar ser detectados por cuerpos de seguridad.

Mejor ni preguntar si por esos lados pueden ver “Prision Break”

Puede interesarte