Por Juan David Montes
19 octubre, 2016

No es un error.

La carretera que atraviesa a un pueblo escocés llamado Stirling es totalmente recta, tanto que la mayoría de conductores que pasan por ahí solían exceder el límite de velocidad, de 50 kilómetros por hora. Por esta razón el ayuntamiento de Stirling decidió que era necesario implementar una estrategia efectiva para evitar accidentes viales.

zsmhh5shespwr01qszfy-2
Wikimedia Commons

Lo que no se esperaban era que el aspecto recto de la carretera le cedería su lugar a líneas tan irregulares que dan la sensación de transitar por varías curvas.

scot_road-2
The Queen English / Vía Facebook

Así que este inusual paisaje NO es un error.

Las líneas blancas se complementan con marcas rojas en los costados de la vía.

Sorprendentemente, el costo de pintar estas líneas fue 50% más alto que si hubieran seguido un patrón recto, como se reportó en The Telegraph.

Debido a las críticas y los comentarios, la carretera se convirtió en una especie de destino turístico y su tráfico aumentó considerablemente.

Puede interesarte