Por Camila Cáceres
20 julio, 2017

Pero él insiste en su inocencia.

Hasta el domingo 16 de julio, el doctor Howard Gregg Diamond tenía una defensa razonable para la aterradora cantidad de muertes que tienen como único lugar común su consulta: siete cadáveres habían sido encontrados en un lago cercano a su residencia en Sherman, Estados Unidos, y aunque sus muertes se debían oficialmente a sobredosis, Fox4 News reportó que 15 personas más habían muerto en circunstancias sospechosas y habían tenido contacto con el médico poco antes de que un exceso de drogas acabara con sus vidas.

El abogado de Diamond apuntó que él sólo había escrito las recetas. No se puede hacer responsable a un médico por hacer su trabajo, ¿verdad?

Sin embargo, el fatídico domingo el caso dio un giro trágico y perturbador: el cuerpo de Mikayla Mitchell fue encontrado en un riachuelo. Había tratado de ser desmembrado, sin éxito, y mostraba señales de una “violencia homicida” que habrían sido la causa de su muerte.

La joven sólo tenía 17 años.

Facebook / Mikayla Mitchell

Mikayla Mitchell era la hija de un matrimonio anterior de Jennifer Diamond, la actual esposa de Howard Diamond, pero vivía desde hace años con el médico y su madre. 

La defensa insiste que el Doctor Diamond no tuvo nada que ver con la muerte de su hijastra y se encuentra profundamente afectado por su perdida.

La familia y autoridades han ofrecido una recompensa de $5,000 dólares por cualquier información relacionado al asesinato de Mikayla.

Lo único seguro es que se trata de un caso muy extraño. ¿Qué crees tú?

Te puede interesar