Por Irene Cereceda
9 noviembre, 2016

El problema no venía de su hogar.

Los niños con necesidades especiales requieren de cuidados más intensivos. Y es por eso que muchos padres los mandan a escuelas diferentes en las que se supone estarán a salvo de cualquier otro tipo de cosa que pudiese ser peligroso para ellos en primarias común y corrientes. Sin embargo, la madre de esta chica se llevó una sorpresa cuando vio que la salud de su hija estaba en peligro por un descuido de la escuela.

Todo comenzó cuando la hija de Jennifer Karijomenggolo, Keira, fue devuelta de la primaria especial Melrose, en Harrisburg, Estados Unidos, a su casa porque la enfermera descubrió un chinche en ella. 

Cuando su hija llegó al hogar, la volvió a examinar y se dio cuenta que tenía más chinches. La preocupación de Jennifer fue inmediata, pues Keira tiene un sistema inmune bastante sensible, por lo que estos bichos podrían ocasionar que su salud empeorara. 

bed_bug_treatment_eggs
Fuente

En el doctor se dieron cuenta que no sólo tenía chinches, sino que también piojos. Además, los chinches no sólo se encontraban en su cuerpo, sino que también en sus elementos personales.

Los padres de Keira tenían en claro que los chinches y piojos no venían de su hogar, pues -debido a la condición de la pequeña- ellos contratan mensualmente a un exterminador quien, nunca ha encontrado este tipo de bichos en el lugar.

6b1a244c-bd00-40f8-bba2-99f243db4972-tdyymiu7
Fuente

Por eso, estos padres sabían con certeza que Keira se contagió los chinches y piojos en la escuela. Y no sólo los padres estaban seguros de ello, sino que también la maestra Nancy Adams. 

«Todos los días encontrábamos chinches en las aulas, decían que fumigaban pero nunca vi que realmente lo hicieran»

Nancy Adams

Para la profesora la situación es preocupante, ya que estos chicos tienen una salud muy frágil. «No creo que se preocupen del bienestar de los niños y eso es lo importante», mencionó la educadora. 

La ley del estado requiere que en las escuelas usen pesticidas, sobre todo en aquellas que asisten niños con necesidades especiales. De la misma forma, si la primaria usa pesticida deben anunciárselo a los padres y según Jennifer, a ella nunca le han notificado de ello.

Una situación que la dejó bastante preocupada porque influye directamente en el bienestar de su querida hija Keira.

A continuación te dejamos un video con más detalles de la historia:

¿Crees que las escuelas deberían preocuparse más de la higiene del lugar?

Puede interesarte