Por Ghalia Naim
6 octubre, 2016

Sí que es guapo…

La obesidad es una enfermedad que se produce por diferentes factores físicos y psicológicos, y afecta a mucha gente en el mundo. Las personas que sufren de obesidad son discriminadas por la sociedad y pierden su autoestima, incluso teniendo una pareja estable que las ame. La historia de Jon Payne  y su esposa Vikki Payne es un ejemplo de lo mucho que puede afectar  a una pareja esta situación, y cómo es posible enfrentarla para seguir disfrutando del amor. Se casaron cuando ella tenía 19 años y el 21. Eran una pareja joven, divertida y llena de energía, pero los dos llevaban ritmos de vida muy diferentes que los terminaría casi separando en el futuro.

Él tenía un problema con la comida y cada vez aumentaba más de peso, mientras que Vikki siempre fue una aficionada al yoga y a la vida sana.

pay-vikki-jon-october-2007
pressassociation

Con el tiempo, formaron una familia con tres hermosos hijos y el peso de Jon comenzó a convertirse en un problema. La intimidad con su esposa se vio afectada por la obesidad que había alcanzado, y era imposible poder jugar con sus hijos de la forma que deseaba.

Vikki asegura que el amor jamás cambió, pero que algunas cosas se estaban poniendo difíciles: “Siempre ha sido muy divertido y me hace reír”.

pay-jon-christmas-2008-at-his-biggest-1
pressassociation

A pesar del amor, Jon se dio cuenta del daño que le estaba haciendo a su familia mientras dañaba su propia salud, y decidió cambiar su vida drásticamente. Comenzó un estricto régimen de dietas y ejercicios que lo convirtieron en una persona mucho más activa que antes. Su transformación fue tal, que consiguió tener un cuerpo muy tonificado con la masa muscular y grasa suficiente.

De pesar 130 kilos, pasó a unos saludables 89.

pay-jon-in-the-gym
pressassociation

Durante 11 años tuvo que soportar las miradas de las personas, pero asegura que el cambio lo hizo por salud más que por estética.“Simplemente no me importaba lo que comía. La gente nos miraba extraño, ella era fit y yo un desastre total”, señaló Jon. Por otro lado, Vikki dice que está contenta por el cambio personal que significó este nuevo ritmo de vida para su esposo, y que ahora ha tenido nuevas experiencias, por ejemplo, las chicas lo persiguen.

“Cuando era de talla grande no hablaba con mucha gente, pero ahora llega al supermercado y varias las mujeres le coquetean. No estoy ciega, quizá ahora me deje por alguien en forma como él”, dice entre risas.

pay-jon-and-vikki-november-2015
pressassociation

Jon explica que lo importante es darse cuenta de lo dañino que es para la salud comer tanto, y que más allá de las apariencias siempre debes estar con la gente que te ama y estar sano para convivir con ellos. En la actualidad, sigue ejercitándose seis veces por semana en el gimnasio y siempre conversa con las personas para motivarlas a que sean saludables.

pay-jon-recent-photo-2016
pressassociation

Porque querer, es poder…