Por Ignacio Mardones
2 junio, 2016

«No los queremos aquí, es así de simple. Hemos trabajado duro toda nuestra vida y tenemos una hermosa aldea que no queremos que se arruine».

Parece increíble que en medio de una crisis haya gente que se niegue a ayudar. Lamentablemente, eso ocurre todo el tiempo. Ahora una aldea de Suiza ha votado «no» en un plebiscito que tenía como objetivo determinar si se aceptaría a 10 refugiados. El lugar es conocido por ser una villa de gente con mucha riqueza; teniendo una población de 2.200 habitantes, 300 de ellos son millonarios. Oberwil-Lieli, la aldea, es justo lo que el mundo no necesita en este momento.

La aldea rechazó a los 10 refugiados que podrían haber vivido en el sector. La votación tuvo 52% en contra y un 48% a favor, por lo que ahora deberán pagar 263 mil euros de multa.

Captura de pantalla 2016-05-30 a las 6.49.13 p.m.
Rex

El gobierno suizo ha estado promoviendo la idea de que se acepten refugiados. Y es que se necesita buscarle hogar a 50.000 personas dentro de los 26 condados del país.

Las palabras de uno de los habitantes, a MailOnline, reflejan el pensamiento de la mayoría de quienes viven en Oberwil-Lieli. Realmente desesperanzador…

«No los queremos aquí, es así de simple. Hemos trabajado duro toda nuestra vida y tenemos una hermosa aldea que no queremos que se arruine. No estamos dispuestos a acoger refugiados. No encajarían aquí».

Sin embargo, el resultado del plebiscito a causado indignación en el pueblo, ya que también hay personas que sí quieren acogerlos. Ellos llaman «racistas» a los votantes que se opusieron.

oberwil-lieli--620x349 2
ABC

«Es justo que hagamos algo para ayudar a quienes son menos afortunados. Esto hace que quedemos como gente a la que no le importa nadie. Así no son las cosas».

-una madre (a MailOnline)-

El alcalde del lugar, Andreas Glarner, dice:

«No nos dijeron si esos 10 refugiados venían de Siria o si son emigrantes económicos de otros países. Sí, hay que ayudar a los refugiados de Siria, pero ellos están mejor en campamentos más cerca de su casa. El dinero podría ser enviado para ayudarlos, porque si los alojamos aquí estaríamos dando el mensaje equivocado. Otros vendrían y arriesgarían sus vidas cruzando el océano, además pagarían a traficantes de personas para que lo hicieran».

-Andreas Glarner (a MailOnline)

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte