Por Ignacio Mardones
23 julio, 2017

¡Nunca pensé que el cambio sería tan radical!

Hay varios experimentos en los que se muestra a personas antes y después de una transformación estilística, pero este de verdad llama la atención. Su look inicial asustaba a la gente, la mayoría la encontraba extraña y prefería mantener la distancia. Ella usaba chaquetas con puntas, el cabello teñido y no había parte de su cuerpo que no estuviera perforada con piercings. Después de cambiarle el peinado, quitarle los aretes y la ropa, Mel se volvió una niña de apariencia inocente que conquistó de inmediato a los jóvenes de su ciudad:

¿Qué estilo de Mel te gustó más?