Por Josefina Bonnefont
20 octubre, 2016

Con sólo 17 años logró huir de la violencia y la represión en su país natal.

Fueron dos mil kilómetros en silla de ruedas: así logró escapar Nujeen Mustafa, de 17 años, desde Alepo hasta Alemania. La joven, que aprendió hablar en inglés viendo series, durante su odisea, que duró cerca de 13 meses, además pudo ayudar a otros refugiados que encontró en su camino. ¡Impresionante!

La travesía le costó alrededor de seis mil dólares y valió totalmente la pena.

AFP
AFP

La joven atravesó diversos lugares hasta llegar a Colonia, donde se reencontró con su hermana. Pasó por Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria, antes de asentarse en el país germano.

Esta chica es imparable, no sólo escribió un libro autobiográfico llamado Nujeen, además le quiere probar al mundo que la canciller alemana, Angela Merkel, hizo bien al abrirle las puertas a los refugiados.

«Ha sido una forma de expresarme y una gran oportunidad para intentar cambiar la forma de pensar de mucha gente sobre los refugiados, como yo».

-Mustafa a Revista Qué-

«Vamos a hacer lo máximo posible para probarle a todo el mundo que Alemania tenía razón desde el principio».

-Aseguró en una entrevista por Skype- 

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente
Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

La joven siria sufre de parálisis cerebral y es un ejemplo de ambición y perseverancia entre los jóvenes. Con el libro, Nujeen pretende ponerle rostro a todos los refugiados que están sufriendo por las crisis en sus países y la violencia del Estado Islámico.

La verdad es que su historia es bastante impresionante. Frente al conflicto desatado en Siria hace años, los padres de Nujeen decidieron que ella y su hermana debían huir, y en contra de cualquier pronóstico, así lo hicieron ambas. Viven en un pueblito llamado Wesseling, con 35 mil personas que ella siente que la han acogido como familia.

Twitter
Twitter

«Nada es igual ahora. Es triste sentirse diferente, pero también que mucha gente piense que los refugiados no serán capaces de adaptarse a su país de acogida. Me estoy alemanizando».

-Nujeen Mustafa-

Nujeen quiere llevar a sus padres a vivir con ella y su hermana a Alemania, ya que no los ve hace más de un año. Sin embargo, la chica no se quiere quedar en Europa por siempre, tiene la esperanza de volver a Alepo cuando termine la guerra.

Twitter
Twitter

Su historia es realmente extraordinaria, incluso la joven paquistaní, Malala Yousafzai, premio Nobel de la Paz, aseguró que consideraba a Nujeen una verdadera heroína.

«Ella dijo que soy su heroína, lo que es un poco raro para mí, porque fue ella quien mostró que las niñas pueden cambiar el mundo».

-Nujeen Mustafa-

«Perdóname Siria», fue lo que la chica murmuró cuando cruzó la frontera con Turquía.

Puede interesarte