Por Ignacio Mardones
29 julio, 2015

Tiene mucha razón.

Desde su bañera, esta joven se atreve a señalar cada uno de los juicios que usualmente se hacen a las madres. Y lo hace de una manera muy especial, ya que no sólo los menciona en un lenguaje de señas, sino que también evidencia lo contradictorios que son. En casi un minuto, esta chica entrega un valioso mensaje:

httpv://youtu.be/Odl0oYFyYRc

¿Qué te pareció?

Puede interesarte