Una decisión que cambió vidas.

Las gemelas Isabelle y Abby fueron recibidas con alegría en este mundo por sus padres Jesse y Amy Carlsen. Al nacer, las hermanas podían alcanzar , casi instintivamente, la mano de la otra para sentirla y abrazarla. Las gemelas venían unidas. Estaban juntas desde el pecho hasta el estómago. El corazón de Isabelle estaba incrustado en el pecho de Abby, y otros órganos vitales estaban envueltos entre sí.

Los padres debían de tomar una difícil decisión: ¿Intentarían separar a sus bebés?

Isabelle y Abby pasaron 6 meses hospitalizadas. La reconocida Clínica Mayo acordó que operarían a las chicas, en una intervención que duró 12 horas y las manos de 17 cirujanos. 

Tan sólo 2 semanas después, las gemelas estaban preparadas para ir a casa, separadas. Eso sucedió hace 10 años. Las hermanas no pueden recordar que estaban unidas, pero su comportamiento dice lo contrario. Son inseparables en casi todos los sentidos.

Lo que es más increíble del milagro de las gemelas no es que sobrevivieron, sino que progresaron. Ambas gozan de buena salud y llevan una vida como todas las niñas de 10 años.

Aquí está el video de su historia:

httpv://youtu.be/ECJScSAfWkg

¡Por muchos años más de buena salud y felicidad!

Puede interesarte