Por Teresa Donoso
22 agosto, 2016

“Recordarás este plato de dentífrico el resto de tu vida”.

Probablemente ya te has dado cuenta de que a nuestros padres les encanta usar metáforas y alegorías para enseñarnos las cosas importantes de la vida, sin embargo, esta madre de Estados Unidos llevó las cosas a otro nivel al usar una simple y conmovedora metáfora sobre el dentífrico. Todo comenzó cuando Amy Gardner comenzó a alistar los útiles escolares de su hija Breonna, quien acaba de comenzar su séptimo año en el colegio y, por lo tanto, comenzará lo que en su país se llama “Middle School” (después de la primaria y antes de entrar a la secundaria).

Amy sorprendió a su hija con una mochila nueva, unos hermosos útiles escolares, decoraciones para su casillero… y una inusual petición de que vaciara todo un tubo de dentífrico sobre un plato. Breonna hizo lo que su madre le pedía, aunque no entendía muy bien la razón. Cuando terminó de poner todo el dentífrico en el plato su mamá le hizo la siguiente petición: que volviese a poner todo el dentífrico dentro del tubo.

Bretona exclamó: “¡Pero no puedo! ¡No será como antes!”

Fue allí cuando su mamá explicó la razón del ejercicio. Ella quería que su hija entendiera que eso mismo sucede con las palabras que decimos. Cuando decimos algo, especialmente algo hiriente, nunca más podremos retirar lo dicho. La persona a la que se lo dijimos lo recordará para siempre.

De la misma forma, nuestras palabras también pueden ser usadas para el bien, para sanar y para alentar a otros: 

“Recordarás este plato de dentífrico el resto de tu vida. Tus palabras tienen el poder de la vida o de la muerte. Ahora que entrarás a la nueva escuela verás el gran peso que tienen tus palabras. Tendrás la oportunidad de usar tus palabras para herir y menoscabar a otros. También tendrás la oportunidad de usar tus palabras para sanar, alentar, inspirar y amar a los demás. Ocasionalmente tomarás decisiones equivocadas. De hecho, puedo pensar en tres momentos de esta semana en las que he hablado de forma poco cuidadosa y he herido a otros. Tal como el dentífrico, una vez que las palabras salen de tu boca no puedes retirarlas. Usa tus palabras con cuidado, Breonna. Cada vez que los demás usen sus palabras de forma equivocada, ten cuidado con lo que dices. Decide todas las mañanas que de tu boca sólo saldrán palabras que den vida. Decide que serás alguien que dará vida en el colegio. Haz que te conozcan por tu gentileza y compasión. Usa tu vida para darle vida a este mundo que realmente lo necesita. Nunca te arrepentirás de haber escogido la amabilidad”.

La publicación original de Facebook que también fue compartida en Instagram, ha sido compartida más de 700 mil veces al tiempo de redacción de este artículo y ha generado muchas reacciones positivas:

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.39.45 p.m.

“Los adultos también necesitamos esto”.

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.38.45 p.m.

“Una gran lección para todos, no sólo para los escolares”.

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.38.31 p.m.

“¡Me encanta esto! ¡Eres una gran madre! <3”

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.41.25 p.m.

“Es tan raro ver como mi familia y mis amigos (a quienes no conoces) comparten tu publicación. ¡Bien hecho mamá! No me sorprende que hayas terminado en ABC News. Tengo que reconocer que no hubiese podido adivinar el significado del dentífrico. Ha sido increíble ver, a través de tus posts, toda tu experiencia con la maternidad. ¡Sigue así!”

¿Crees que es una metáfora apropiada? ¿Lo harías con tus hijos o hermanos pequeños? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte