Por Josefina Pizarro
27 septiembre, 2016

El nombre de la muñeca era Bárbara y creo que hoy no podré dormir.

Cuando era pequeña, me encantaba un programa llamado «¿Le temes a la oscuridad?« aunque al mismo tiempo fueron varias las noches que no pude dormir por su culpa. El problema es que (espero) las historias no eran reales ni tan contingentes como la que leerás a continuación. Imagina subes a tu vuelo, emocionado por tu destino e incluso tienes la suerte que no te toque nadie al lado. El problema es que un asiento más allá, hay una muñeca sentada a la cual le compraron asiento propio. Y para hacer todo esto más extraño, el hombre que la acompañaba llevaba un puñado de bananas para comer. ¿suena normal? no. ¿suena como película de terror? sí.

Sara Nović es una reconocida escritora que tuvo la muy mala suerte de estar junto a este extraño sujeto y aún más extraña pasajera – una muñeca – y relató todo vía Twitter.

Sara Novic /
Sara Novic /www.nytimes.com

Comenzó así:

Twitter
Twitter

Y luego se pone peor.

2k
Twitter

Sí, le tuvo que explicar eso. Pero… ¿Y si la muñeca estaba viva?

3k
Twitter

No, no lo es.

4l
Twitter

Sí, esto se está poniendo muy incómodo, ¡cómo lo dejaron llevar eso en el avión!

5k
Twitter

Aquí una foto de la muñeca:

Twitter
Twitter

Espeluznante.

Pero la historia no termina aquí, tuvo un retraso de dos horas y adivinen quien estaba sentada nuevamente junto a ella.

8k
Twitter

Wow, ahora hace que todo esto sea más extraño.

9k
Twitter

Creo que yo también lo haría.

Twitter
Twitter

Esta vez le tocó al otro lado. Realmente no podría dormir así.

Twitter
Twitter

¿Es en serio?

Twitter
Twitter

Casi me lo creo.

Twitter
Twitter

Sí, tal vez tenía sus razones… creo.

Twitter
Twitter

¿Qué harías si te pasa algo parecido?

Puede interesarte