Por Teresa Donoso
27 noviembre, 2017

¡Perdió el 22% de su peso corporal!

Jeanenne Darden siempre había sido atlética. Era una nadadora excelente y se mantenía en un envidiable estado físico. Sin embargo, unas vacaciones en Aruba le revelaron una dura verdad que hasta ese momento había permanecido invisible. Nadaba con su hija en la espalda cuando repentinamente comenzó a sentir que le faltaba el aire. Sus piernas ya no funcionaban tan bien y empezó a hundirse. Sus amigos estaban a 40 metros de distancia y ella no lograba hablar lo suficientemente alto para que ellos la escucharan y la ayudaran.

“Pensé ‘aquí se acabó todo’”.

Eso fue lo que Jeanenne le confesó a Women’s Health, contando que el episodio la dejó aterrada y que apenas llegó a su hogar en Florida se fue al doctor para hacerse un chequeo. El diagnóstico no fue el mejor: insuficiencia cardíaca. Ella no lo podía creer, siempre había tenido un estado físico excelente.

Sólo atinó a decirle al doctor: “Se debe haber equivocado de persona, yo siempre he sido muy activa”.

Pero ni eso la salvó de la operación de corazón a la que se tuvo que someter dos días después. Ella siempre había hecho deporte, había dado a luz por parto natural a los 42 y a los 45 años y en su casa tenían un gimnasio completo ya que su esposo, Ellington Darden, es experto en investigación ligada al ejercicio. ¿Qué sucedía?

“Estaba tan deprimida pensando que nunca más sería la misma…”

Después de la operación dejó de hacer ejercicio por completo y comenzó a comer más y más. De la nada había ganado 18 kilos extras y había llegado al peso más alto de toda su vida: 84 kilos.

Pero pronto se alejó de ese estado de ánimo y decidió que debía cambiar. ¿Cómo lo hizo? Paso a paso, con mucha paciencia y bastante dedicación.

Estas son algunas de las cosas que hizo y que la ayudaron a perder todos estos kilos:

1. Se dio cuenta de la gran cantidad de azúcar escondida que hay en lo que bebemos


Así que le dijo adiós a todas las bebidas azucaradas. Con sólo ese cambio, Jeanenne asegura que sintió cómo los pantalones comenzaban a quedarle más sueltos.


2. Aprendió sobre porciones

Empezó a leer las etiquetas, aprendió qué era una porción de cada cosa y empezó a llevar un diario de comida, donde escribía lo que consumía cada día.


3. Se preocupó de mantenerse hidratada

“Tengo un vaso con una bombilla de 250 ml que nunca deja mi lado. Paso todo el día rellenándolo con agua helada”.


4. Además de aprender sobre porciones, usó platos más pequeños

“Comía con normalidad, simplemente comía menos cantidad de todos los alimentos”.

Con los platos más pequeños era más sencillo comer menos.


5. Usó el llamado “entrenamiento negativo”

Esto es parte de la investigación de su esposo, pero supuestamente si realizas un ejercicio con pesas por ejemplo, pero lo realizas de forma mucho más lenta, estarás trabajando tus músculos de forma más intensa y podrás perder peso más rápido.

En 20 semanas (cinco meses) Jeanenne perdió 18 kilos y bajó su porcentaje de grasa a 19%, el mismo que cinco meses atrás había estado en 35%. Lo mejor de todo es que no usó métodos extraños ni poco saludables ni ninguna dieta de alguna celebridad conocida. Ella siguió lo básico: muévete más, come mejor y mantente hidratado.

Parece que a la hora de perder peso no existen trucos milagrosos, sólo constancia.

Puede interesarte