Por Ghalia Naim
4 octubre, 2016

Su nombre era Frances Oldham Kelsey.

Para ser un héroe no es necesario usar una capa, tener poderes o ser sumamente fuerte. Lo que se necesita es un espíritu valiente y ganas de ayudar. La historia de una de las heroínas de los Estados Unidos esta cargada de anécdotas y complicaciones que en ningún caso la hicieron rendirse. Frances Oldham Kelsey es la gran responsable de impedir la entrada de la talidomida a Norteamérica y gracias a ella los niños pueden nacer sanos en la actualidad. La talidomida fue desarrollada por la compañía farmacéutica alemana Grünenthal para ser utilizado como sedante y calmante para las nauseas durante los tres primeros meses de embarazo. Al principio, tuvo mucho éxito como sedante, pero con el tiempo hubo una ola de bebés afectados con focomelia, una anomalía que afecta a las extremidades.

c-1960-6bf8a1cc2a90c140a45c5353f8a1afa5
Farma

Durante ese periodo, la doctora Frances era revisora de la FDA de los Estados Unidos y se negó a autorizar el medicamento, incluso cuando había sido aprobado en más de 20 países. Las empresas la tacharon de «pequeña burócrata» alegando que estaba impidiendo el flujo del libre comercio de los medicamentos en el mundo, pero ella sabía que algo andaba mal.La doctora había llevado a cabo una investigación secreta y descubrió que la empresa no decía la verdad sobre los efectos secundarios del medicamento y finalmente terminó interrogando al fabricante.

Seis meses después de haber sido cruelmente criticada, se conoció la epidemia de bebés con malas formaciones que golpeaba Europa y todos se lo agradecieron en los Estados Unidos. Se estima que alrededor de 2 mil niños murieron y más de 10 mil nacieron con problemas en Alemania Occidental.

docs-b911dd9df937c262bf4a47b06fa2e057
Pinterest

Kelsey fue un ejemplo a seguir gracias a su impecable labor dentro de las farmacéuticas, y durante el gobierno de John F. Kennedy se firmaron nuevos acuerdos para controlar los medicamentos que ingresaban al país. El mismo carácter que se aplicó en este caso fue el que más tarde revelaría que los tratamientos contra el VIH eran mortales en aquel entonces.

sm-ec5fbf976d690ac49cfe78f90f3c4acf
swen

A esta mujer le debemos más de lo que imaginamos. Quizá, si no hubiese luchando contra este fármaco en los Estados Unidos y en el resto de América habríamos sufrido graves consecuencias.

¿Increíble, no?

Puede interesarte