Por Teresa Hechem
18 junio, 2015

¡Y tiene 102 años!

Ingeborg Rapoport ha sido una mujer luchadora. Escapó de dos régimenes opresivos, se educó, trabajó por reducir la tasa de mortalidad infantil en Alemania, se convirtió en una de las primeras profesoras de Europa y educó a un profesor de Harvard junto a tres niños más. Pero todo eso no era suficiente para ella. Todavía le faltaba algo por hacer.

La alemana de 102 años tenía 25 años cuando escribió su tesis doctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Hamburgo. Pero el gobierno nazi le impidió presentar su tesis doctoral porque pese a que ella era protestante, su madre era judía.

f3eb5c1bb8a0f727530042f632a0b073

Szilvia Tóth

Rapoport hizo su tesis doctoral sobre la difteria, una enfermedad infecciosa que causaba la muerte a muchos niños europeos y estadounidenses por aquella época. Era 1938 y hacía apenas 5 años que Hitler había llegado al poder. Un profesor de Ingeborg consideró brillante la tesis de su alumna, sin embargo, las autoridades académicas de Berlín le impidieron presentarla por razones raciales. 

7b0dc0403994610154a84154b0eeb128

Conny Berruela

La mujer decidió emigrar a Estados Unidos. Allí consiguió entrar en una escuela, se casó y tuvo tres de sus cuatro hijos. De vuelta en Europa, tuvo otro hijo y una carrera profesional de éxito.

fe91958e2c0dbae93cb11cdc4e1c4717

Karen Penner

77 años después ha logrado cumplir su sueño.

6e5c39c18d4b431f49521295f5d2d8d4

Carole Greenwood

El 13 de mayo de este año ella pudo dar su examen de doctorado en la Universidad de Hamburgo y lo aprobó. Su principal obstáculo práctico fue su visión, porque no puede leer ni usar el ordenador. Así que varios parientes y amigos bioquímicos tuvieron que rastrear internet para ver los avances científicos en la difteria en los últimos años e informarla por teléfono.

5aae1d04e4c05c4748687bfdf34c3836

Laila Alexandra

Rapaport comentó que decidió cerrar esta etapa de su vida por lo siguiente: “Esto es sobre los principios, no sobre mí. No defendí el trabajo por mí misma. Toda esa situación no fue fácil a los 102 años. Lo hice por las víctimas. La universidad quería arreglar lo que estaba mal y ha mostrado una gran paciencia, algo de lo que estoy agradecida”, dijo Rapaport.

Realmente, un orgullo de mujer.

Puede interesarte