Por Irene Cereceda
23 septiembre, 2016

«Es increíble pensar que le mismo corazón que está dentro de mí una vez latió fuerte con la emoción de ganar una medalla olímpica».

Ivonette Nascimiento Baltazar es una brasileña de 66 años que había estado esperando por 18 meses un donante para un trasplante de corazón. Debido a su precaria condición, Ivonette no tenía fuerzas ni siquiera para hablar, pues sólo el 70% del tejido de su corazón estaba funcionando. Cuando esta mujer se enteró que su ciudad, Río de Janeiro, oficiaría unas olimpiadas, Ivonette se mostró completamente en desacuerdo…

¿La razón? Pensó que el dinero que se invertía para este evento podría ser utilizado para mejorar las condiciones y tratamientos de salud en su país. Sin embargo, nunca se imaginó que las olimpiadas le salvarían la vida.

Stefan Henze era un deportista alemán,  ex medallista de plata en el deporte de piragüismo, quien llegó a Río en calidad de asistente del equipo. En la primera semana de competencia, Stefan, sufrió un terrible accidente…

38ae8c6b00000578-3801815-stefan_henze_35_died_three_days_after_suffering_serious_head_inj-m-34_1474542875854
EPA

Iba hacia la Villa Olímpica con uno de sus compañeros, pero el taxi en el que se trasladaban chocó y Stefan sufrió un grave traumatismo craneoencefálico. No resistió mucho y tres días después, Stefan murió producto del accidente.

El deseo de este deportista siempre fue donar sus órganos y por eso su familia decidió hacerlo. Y así fue como Ivonette Nascimiento por fin tuvo un donante de corazón.

El trasplante fue todo un éxito, ya que la dejó en perfectas condiciones y por eso Ivonette  agradece profundamente a Stefan y su familia por haber donado sus saludables órganos. «Es increíble pensar que el mismo corazón que está dentro de mí, una vez latió fuerte por la emoción de haber ganado una medalla de plata olímpica», dijo Ivonette al Dailymail.

38ae898b00000578-3801815-image-a-22_1474541693472
Alex Ribeiro

Los doctores dicen que el corazón funciona bastante bien porque venía de una persona extremadamente saludable y por eso tienen todas las esperanzas en su evolución.

38ae8c1a00000578-3801815-_i_knew_i_was_living_my_final_days_she_tells_mailonline_i_couldn-m-49_1474545785631
Alex Ribeiro

Por su parte, Ivonette espera tener la fuerza algún día para correr: «sería una buena forma de honrar la memoria del hombre al que le debo mi vida».

Un hecho que enlutó la competencia en Río de Janeiro, pero que también tiene una parte emocionante pues – sin saberlo- Stefan Henze vendría a las olimpiadas  a salvar una vida.

38ae486d00000578-3801815-image-a-3_1474538086102
Alex Ribeiro

¿Qué te parece la historia de Ivonette ?

Puede interesarte