Por Alvaro Valenzuela
16 mayo, 2015

Esta historia me recuerda a la película «Lejos de casa».

Era una tarde fría de invierno cuando Virginia, de 3 años, comenzó a caminar por un bosque vecino a su hogar. Ella pensó que su perro Blue se había escapado y lo siguió hasta perderse. Cuando su familia notó que la niña no estaba en la casa entraron en pánico. Por 15 horas estuvieron buscándola junto a equipos de rescate y helicópteros, hasta que lograron encontrarla en el lecho de un arroyo seco. A su lado estaba Blue. Cuando los médicos quisieron acercarse a examinar a la niña, el perro comenzó a ladrar, en un gesto de protección…

httpv://youtu.be/QgDUUnm6www

Una prueba más de que el perro es el mejor amigo del hombre.

Puede interesarte