Por Gillian Armstrong
2 junio, 2017

Una “cola” puede traer graves consecuencias.

Varios bebés pueden nacer con un sinnúmero de particularidades, pero no son muchos los que nacen con una “cola”. Así es, porque a veces sucede que la columna vertebral se extiende a tal punto que hace que al final de ella sobresalga por la piel una especie de “cola”, tal como la de un perrito. 

Esa pequeña de sólo cinco meses de Hefei, China, llegó al mundo con esta particularidad, pero los médicos debieron tomar rápidamente la decisión de sacarla de su cuerpo, ya que tenerla por el resto de su desarrollo podría traer graves consecuencias para su salud en el futuro.

Fue algo simple y corto. No se tardaron mucho en retirar este “excedente” de su cuerpo, que a diferencia de otras “colas”, que son una extensión de la columna vertebral, esta es más bien una “semi-cola”, ya que no está unida a la columna, sino que está amarrada a ella. 

AsiaWire

Esta deformidad es causada por una malformación del sistema nervioso central, un fenómeno que es más común de lo que muchos pensamos. 

Uno de los daños que se pueden sufrir si es que esta parte del cuerpo no es extraída es la pérdida de la función nerviosa, y en los peores casos puede terminar en incontinencia, hidrocefalia -acumulación de líquido en el cerebro- o asimetría nerviosa. 

iStock

¿Qué es lo que causa que se formen estas colas? Eso es aún desconocido por los doctores, pero lo que sí recomiendan es monitorear frecuentemente el estado de los bebés en el pre-natal, de manera de tratar esta situación con la mayor anticipación posible.

Como sea, nada de este procedimiento fue tan trágico como pensaron y ahora la pequeña podrá vivir una vida feliz y normal sin una extremidad extra que no le habría sido útil para su futuro en lo absoluto. 

Te puede interesar