Por Ignacio Mardones
31 diciembre, 2015

Nada puede quitarle esa sonrisa de la cara…

Si todos fuéramos como esta pequeña niña, el mundo sería un lugar mucho más feliz, pero también maloliente. Su pedo la hace estar orgullosa y contenta. No puede evitar sonreírse frente a su madre. Y la verdad es que es imposible no compartir esa emoción con ella luego de verla en el video. La menor deja de jugar con su libro, se pone de pie, mira fijamente a la cámara y luego hace su gran número. Aquí puedes verla en acción:

Quizás todos fuimos como ella cuando pequeños…

Su expresión y su risa expresan lo feliz que siente…

¡Luego salió corriendo!

Puede interesarte