Por Elena Cortés
31 mayo, 2016

“Es lo más justo, después de lo que le hicieron a esta pareja de esposos”.

El sueño de muchas personas es tener casa propia. Con muchísimo esfuerzo y dedicación, se logra. Warren y Maureen Nyerges, son una pareja de esposos que en el 2010 recibieron una noticia bastante desafortunada:el banco les iba a quitar su casa “por incumplimiento de pagos”. Pero había un problema más. Era imposible que le debieran dinero al banco ya que ellos compraron su propiedad en efectivo. Ambos, no dudaron en arreglar el asunto rápidamente.

La pareja de esposos, decidió comprarse su casa de ensueño y pusieron todos sus ahorros en ello. Pero, cuando recibieron una notificación diciéndoles que les quitarían la casa por una “supuesta” deuda en el banco, ellos no dudaron en defender sus derechos y su enorme esfuerzo.

Decidieron enjuiciar al banco… y al final ganaron. Es así que tuvieron que haberles pagado más de 2 mil dólares, como parte de una indemnización. Desgraciadamente, la institución se negó a pagar, así que los esposos tomaron medidas por su propia cuenta.

Junto a jefes de policías consiguieron una orden para despojar al banco de sus pertenencias, tales como sillas, escritorios, computadoras, etc.

“Tener a dos jefes de policías, más un abogado, parados viendo como a un banco lo desalojan de sus pertenencias puede ser duro pero, lo más justo después de lo que le hicieron a esta pareja de esposos”, concluyó Todd Allen, uno de los jefes de policía.

¡Justicia divina!