Por Teresa Hechem
2 abril, 2015

Se dirigió a la mujer a la que sus pequeñas ofendieron en una sala de cine.

Kyesha Smith Wood llevó a sus hijos e hijastra a ver una película. Todo iba bien hasta que los fue a buscar y su hijo le contó que las chicas habían sido muy irrespetuosas con otra familia que estaba en el lugar. La madre se sintió muy humillada y decidió pedir disculpas públicas esperando encontrar a la mujer ofendida:

Captura-de-pantalla-2015-04-02-a-las-13.00.25Fuente

Esto puede ser una posibilidad muy remota, pero estoy buscando a una mujer que estuvo esta noche viendo la Cenicienta a las 7 pm en el Tannehill Premier. Yo fui a dejar a mi hija adolescente, hijastra e hijo a ver esa película. Después de que la vieron y los fui a buscar, mi hijo me contó algo que me avergonzó y humilló muchísimo: mis hijas se habían comportado de manera ruda y odiosa durante la película. La mujer que estoy buscando es quien les dijo a ellas que por favor se callaran porque estaban siendo irrespetuosas. Después de que terminó la película, ella se acercó y les contó que habían despedido a su marido de su trabajo, por lo que esa sería la última película que podrían ver como familia, junto a su hija, por un largo tiempo; y que ellas habían arruinado ese momento familiar. Si tú eres esa mujer, por favor escríbeme un mensaje. Te puedo asegurar que ellas tendrán un merecido castigo. Ese comportamiento irrespetuoso y grosero es inaceptable, por lo que te deben unas sinceras disculpas. Mi marido y yo les haremos escribir una carta pidiéndoles disculpas. También nos gustaría, si ustedes lo permiten, pagarles la entrada y comprarles snacks para su próxima película. Por favor escríbeme si lees esto.

Mis más sinceras disculpas por esta gran falta de respeto.

Para sorpresa de esta madre avergonzada, su post tuvo más de 250 mil “me gusta” en Facebook, pero lo más emocionante fue cuando recibió un mensaje de la mujer que estaba buscando: Rebecca Boyd, quien le dijo que su nota la había emocionado hasta las lágrimas y que le demostraba que todavía existía gente buena en el mundo.

Además agregó: “No tengo malos sentimientos hacia ellas y estoy orgullosa de sus padres. Las chicas no son malas, son solo niñas. Me alegro que estén aprendiendo una lección. Espero que si mis niños actúan de igual manera, alguien les diga que están equivocados. Esta historia resultó tan mediática que incluso le llegaron ofertas de trabajo para la familia de Boyd, por lo que esto podría ser un cuento de hadas con un final feliz.

httpv://youtu.be/Qnz3EAdaZhA

Puede interesarte