Por Ignacio Mardones
9 febrero, 2016

“Tiene un corazón lindo como el mío”, dijo Audrey de 3 años.

Es una condición muy rara la que afecta a estas dos niñas pequeñas. Sólo un bebé en 1 millón nace con el corazón fuera de su cuerpo. Las posibilidades de vida son bajísimas para todos ellos, sin embargo, Audrey de 3 años y Virsaviya de 6, pudieron desarrollarse y conocerse a pesar de las adversidades. Cuando cada una supo que no estaba sola, rogaron a sus madres conocerse. Ellas hicieron lo posible para llevar a cabo el encuentro y, afortunadamente, pudo realizarse:

httpv://youtu.be/lmLtJBcothI

Las pequeñas no podían más de emoción. Al momento de encontrarse, ambas se saludaron y luego se levantaron la camiseta para dejar ver el rasgo que tenían en común

Vestidas de doctoras, cada una escuchó los latidos de la otra… Algo muy significativo para estas niñas que se sentían tan solas en el mundo

“La condición llamada Pentalogía de Cantrell ocurre en uno de 1 millón de nacimientos. La mayoría de los bebés no sobrevive”.

-Inside Edition-

El encuentro de ambas fue especial y pudieron jugar normalmente. Siempre recordarán ese día…

Las pequeñas se hicieron amigas, ellas entienden todo lo que la otra ha sufrido. A pesar de la distancia, podrán comunicarse y seguir con una relación que podría mantenerse por años.

Puede interesarte