Por Camila Cáceres
14 septiembre, 2016

“Bueno, no estoy segura porqué ninguna de ustedes ha respondido mi correo, pero no me importa mientras ambas sepan y entiendan que no me voy a conformar con nada menos de lo que les voy a decir que tendré cuando llegue”.

Winnie Chen, residente de LA de 17 años, estaba por comenzar su carrera universitaria en UCLA y no aguantaba la emoción por mudarse al cuarto provisto por la universidad que compartiría con su amiga Guistinna y una chica que aún no conocían, Ashly (o como ella prefiere, “bomba de tiempo”). Ashly les envió un correo saludando, pero a los dos días (¡Dos días enteros!), Winnie y Guistina no habían respondido, así que decidió preocuparse.

Winnie compartió el correo que recibieron en su twitter:

“Bueno, no estoy segura porqué ninguna de ustedes ha respondido mi correo, pero no me importa mientras ambas sepan y entiendan que no me voy a conformar con nada menos de lo que les voy a decir que tendré cuando llegue. Me quedo con la cama de arriba de la litera. NO QUIERO la cama de arriba de la litera con un escritorio abajo, así que no intenten dejarme esa. También quiero uno de los armarios blancos. Debería haber dos armarios blancos y yo quiero uno. No me importa cual, pero me quedo con uno.

Quiero el escritorio cerca de la ventana. Así de simple. No me importa quién se queda con la cama de abajo, pero como dije arriba esto es lo que estoy esperando al llegar a la universidad y no voy a estar de ánimos de discutir o cualquier otra tontería solo porque ustedes decidieron ignorar este correo. Si es necesario puedo agrandar esta situación así que no me busquen el malhumor.

Lo siento por mi actitud, pero en realidad no. No me gusta que me ignoren porque eso es mala educación, pero es lo que ambas decidieron hacer así que decidí dejar claro que tipo de persona soy y lo que aceptaré y lo que no.

Así que como recordatorio final: Me quedo con la cama de arriba de la litera que tiene cama abajo. Me quedo con el armario blanco y el escritorio cerca de la ventana. Me parece justo, considerando que les dejo la cama de abajo.”

Esta chica es pura generosidad.

Winnie compartió la respuesta de Guistinna:

“Hola Ashly,

Primero que nada, no te estaba ignorando. No sólo he estado increíblemente ocupada mudándome esta semana y conduciendo de lado a lado por más de tres horas cada día, lo que me deja muy poco tiempo para hablar con mis amigos – y menos para revisar mi correo electrónico -, sino que no estoy acostumbrada a comunicarme con gente por correo. Así que perdóname por no ser muy buena en esto. Además nos contactamos primero el martes y hoy es recién jueves. Un día de diferencia no se debería convertir en una “GRAN SITUACIÓN”. Por eso es que sugerí que nos comunicáramos en un chat de Facebook, pero está bien si no quieres. Puedo acostumbrarme a los correos.

Segundo, me gustaría que sepas que yo y Winnie somos extremadamente ligeras de temperamento. Somos tranquilas y estamos más que dispuestas a transar con otras personas, incluyéndote, y tomamos decisiones basadas en lo que es justo. Y apreciamos que nos dejes saber qué prefieres desde ya. Pero… aquí va una lista de lo que no apreciamos:

1. Que asumieras de la nada que te estábamos ignorando. No te hagas la víctima. Es mezquino.

2. Exigir todas estas cosas. Aunque no te lo parezca, es como nos suena a nosotras.

3. Tu actitud. CHIIIICA. AÚN NO NOS CONOCEMOS. Pero como va la cosa, no creo que quiera conocerte #PERDÓNPEROENREALIDADNO

4. Que actúes como si te debiéramos algo… sólo porque nos dejaste LA CAMA DE ABAJO. Por favor, hay más en la vida que la cama de abajo. Y eso no te da excusa para automáticamente exigir “LA CAMA DE ARRIBA QUE TIENE CAMA ABAJO, UNO DE LOS ARMARIOS BLANCOS Y EL ESCRITORIO CERCA DE LA VENTANA”.

Mira, no quiero pelear contigo. Odia ser perra, pero no voy a permitir que alguien me hable a mí o a Winnie de esa forma. Dices que “no te busque”, pero acabaste encontrándome. Así que así aquí estoy. Entiendo si quieres compartir cuarto con otra persona después de este correo, porque honestamente, así es como nos sentimos yo y Winnie después de leer el tuyo. Pero si estas dispuesta a hacer el esfuerzo y comenzar de nuevo, nosotras también lo estamos. Me gusta tener la mente abierta y conocer gente nueva. Sólo déjanos saber a Winnie y a mí.

Sinceramente,

Guistinna Tun

PS: Me va bien la cama de arriba con el escritorio abajo”.

Y entre esto, Winnie y Guistinna comenzaron el papeleo para cambiarse de cuarto o cambiar a su compañera, porque son claramente chicas sensatas con buenos instintos.

Es difícil de creer, pero en su siguiente respuesta, la chica logró sonar aún peor:

“(…) Pero un consejo: Aunque me pasé con mi actitud, responderla con tus comentarios innecesarios es pelear fuego con fuego. Soy lo suficientemente madura para apagar el fuego yo misma cuando veo que se extiende, pero otra gente no lo es, así que no creo que haya sido la mejor manera de manejar la situación.

Sin embargo, como dije antes, el hecho de que te defendieras y a Winnie me parece bastante genial— me agrada la gente que puede hablar por sí mismo, y que defiende a otros. Así que sí, no me molesta comenzar de nuevo considerando el hecho de que nunca me llevo bien con la gente al principio porque no soy muy buena con las personas. Así que no me interesa buscar otras compañeras de cuarto.

También soy muy relajada. Pero como pueden ver en mi correo anterior, soy como una bomba de tiempo que explota cuando pasan ciertas cosas que no me gustan. Me pasé al asumir que ustedes me ignoraban, pero no me estaba “haciendo la víctima”, de verdad pensaba que estaba siendo ignorada por como veía la situación. Mi mente se desbanda cuando no estoy pendiente.

Tiendo a analizar demasiado las situaciones, lo que me lleva a pensar demasiado. Tengo algunos problemas de ira que han surgido recientemente por cosas personales, uno de los mayores es que estoy dejando mi hogar y viajando miles de kilómetros. Si eso les asusta pueden pedir otra compañera de cuarto. Tengo poca tolerancia a un montón de cosas y mi paciencia no es muy alta. Esas son las tres cosas en las que he estado trabajando y planeo seguir trabajando mientras esté en la universidad ya que es uno de los mejores periodos para crecer y desarrollarte en quién quieres ser.

Así que ahora que he hablado un poco de mí y mi situación, si quieren pedir otra compañera está bien. Pero si no también, apreciaría si te quedaras con la cama sobre el escritorio (lol)”.

Su universidad aún no responde, pero mucha gente que ha leído su historia se ha contactado con ellos a través de las redes sociales. Tienen que estar en el cuarto el jueves 15 de Septiembre.

Honestamente, espero que les resulte el cambio de compañera o de cuarto. Como respondió una de sus amigas en twitter:

“Tú y Guistinna necesitan dormir por turnos”

¿Compartirías un cuarto con ella?

Puede interesarte