Por Raúl Cobo
13 octubre, 2016

Lo niños creen que es un superhéroe y lo llaman “Hombre Basura”.

¿Es usted el hombre papelera? , le pregunta un niño de 10 años a un tipo de la calle que no hace más que caminar junto a miles de desechos colgando de su cuerpo. “La gente prefiere decirme Hombre Basura”, responde el hombre. El niño lo mira con orgullo, le da la mano y luego se va como si acabase de conocer a un auténtico superhéroe.

No es un indigente. No es un vago. Y no, no lo han expulsado de su casa. El es simplemente “el hombre basura” y es el héroe que necesitamos en estos momentos.

Su nombre es Rob Greenfield y su objetivo es claro: llamar la atención de su ciudad y, de paso, de todo el mundo, sobre la inmensa cantidad de residuos que generamos.

Según el activista, un norteamericano promedio llega a generar 2 kilos de basura a diario y ese es el peso que él pretende cargar todos los días durante un mes por las calles de New York.

Para lograrlo, el mismo ha debido cambiar sus hábitos de consumo. por ejemplo, en un día normal, Greenfield dice que casi no genera basura. Sin embargo, para su proyecto decidió vivir como un estadounidense medio. De esa forma, su rutina acabó produciendo dos kilos de residuos diarios

“No voy a rechazar ninguna pieza de basura que se me ofrezca, incluyendo panfletos, bolsas de plástico, pajitas y vasos. ¿Por qué estoy haciendo esto? Porque tiramos nuestra basura a la papelera y nunca volvemos a pensar en ello. Me gustaría ver cuánta basura creo en un mes”

Después de vivir 5 años de forma sostenible, ahora Rob solo subsiste gracias a Pizzas, hamburguesas, patatas fritas, refrescos. Y luego acumula todos los embalajes, envases, frascos vacíos y residuos dentro de bolsas de nylon que se han convertido en su atuendo denuncia.

Pero al parecer, eso hasta el momento no ha sido suficiente para él: en 15 días sólo ha acumulado 22 kilos de basura y el pretendía acumular ya unos 30. Su idea es culminar el 19 de octubre con una carga estimada en 45 kg de desechos al cabo de un mes, y así comenzar a producir un documental al respecto.

Una de las principales críticas que pretende abarcar Rob en este proyecto es la poca empatía del norteamericano promedio por los temas medioambientales, y crear conciencia sobre toda la basura que cada persona genera y bota sin detenerse a pensar en cuál de ella era reciclaje o cuántos de sus desechos no eran necesarios de utilizar en una primera instancia.

“Muchas personas quieren reciclar, comprar productos más verdes, pero pocos de ellos quieren reducir”

Rob Greenfield no es nuevo en esto de denunciar de forma creativa los problema medioambientales a los cuales nos vemos enfrentados. Por ejemplo, en el año 2014, el activista decidió recorrer Estados Unidos en bicicleta, alimentándose en cada lugar que paraba solo de la comida que encontraba en la basura, sobre todo de la de supermercados. Luego, se fotografiaba mostrando cuántos de los desechos encontrados servían para comer; llegó a asegurar que en una ocasión encontró tal cantidad de alimentos que habrían podido comer fácilmente 100 personas.

¿Que opinas de este tipo de iniciativa? ¿Crees que de verdad aportan o es solo una forma de llamar la atención?

Puede interesarte