Por Teresa Hechem
24 junio, 2015

¡Qué buena lección de vida nos entrega!

El padre de Xavier Elliot, de tan solo 10 años, fue diagnosticado con un trastorno de estrés postraumático después de su servicio militar en Iraq. Desde ese entonces, su familia vivió en seis diferentes refugios para desamparados. Como Xavier sabía lo que era vivir sin nada decidió hacer ropa para ayudar a los niños que están en una situación como la que él atravesó:

httpv://youtu.be/FaXUhMD67XQ

Xavier veía a su madre, Stephanie Elliott, coser por lo que pensó que sería una buena idea empezar a aprender y hacer ropa para los niños sin hogar. Al principio su madre no estaba tan segura de la idea pero lo apoyó y hoy está muy orgullosa de su hijo. Xavier usa su mesada para comprar telas y darle abrigo a los niños necesitados.

safe_image

Esta buena causa se ha hecho conocida gracias a la página de Facebook del chico y la familia ha recibido muchas donaciones de telas para que Xavier pueda seguir con este hermoso gesto. El niño sigue usando la máquina de coser de su madre, pero espera que alguien le done una para él para poder trabajar más y hacer a más niños felices.

¡Bien por él!

Puede interesarte