Por Ignacio Mardones
1 abril, 2015

La verdadera ayuda, es la ayuda que trasciende.

En un ejemplo sencillo, COMIPAZ (Comité Interreligioso por la Paz) intenta comunicarnos valores sociales, y con este corto video lo hace de forma muy transparente y familiar. Usa una situación cotidiana para darnos a entender que las posibilidades de cambiar para bien la vida de una persona, son infinitas. Sólo hay que tener los ojos abiertos, porque quienes pueden necesitar una mano solidaria están en cada esquina. También, tenemos que usar nuestra imaginación para hacer de ese gesto, un hecho con consecuencias que ojalá se mantengan en el tiempo. No hay mayor gesto de ayuda, que hacer de la otra persona alguien libre, no dependiente; así ella podrá sentir que su estabilidad también es un suelo firme en donde puede devolver el favor, sentir la alegría que provoca hacer el bien:

httpv://youtu.be/20K5iucps_w

Ya sabes, mantén los ojos abiertos.

Puede interesarte