Por Ignacio Mardones
11 marzo, 2016

Primero escuchó un «click», después sintió el peso en el lóbulo y supo que estaba perdido.

Hay algunas bromas que simplemente no deberían hacerse.»Tom Grim Fandango Matthews», fue víctima de una. Él tenía un orificio en su oreja, también llamado «expansión», y alguien vio en ese detalle una oportunidad para jugarle una travesura. Tom, quien es de Inglaterra, sólo se dio cuenta de que sería «atacado» al escuchar el candado cerrarse. Luego, se volteó y vio a alguien salir corriendo.

ad_198622058-e1457089392932-1
Tom Grim Fandango Matthews

En la actualidad, se lamenta de lo ocurrido y espera con ansias encontrar al agresor. Para que las personas conocieran su caso, publicó una fotografía en Facebook e hizo algunos comentarios demostrando su enojo. 

Tom amenazó al bromista, le dijo que lo pondría «4 metros bajo tierra» si es que llegaba a encontrarlo

Sus amigos han aprovechado la oportunidad para burlarse de él. Uno le sugirió en Facebook que fuera a un taller mecánico y pagara 10 dólares para que le cortaran el candado. Otro añadió: «Puedo abrir cerraduras, cobro 10 dólares la hora».

Esta es un de las peores bromas que le han hecho en su vida. Seguramente, el que la hizo debe haberse ido muy lejos para no caer en sus garras

¿Qué piensas de esto? ¿Te parece una broma inocente?

Puede interesarte