Por Ignacio Mardones
20 abril, 2016

“No merezco mucho crédito. Era Dios obrando a través mío”, dijo la conductora que le salvó la vida.

Al principio Ginger Maxville, la conductora, pensó que el chico sólo estaba bromeando. No le dio importancia a los gritos que escuchaba. Sin embargo, éstos siguieron y ella se dio vuelta para ver lo que estaba ocurriendo. Entonces vio la cara roja del muchacho y supo que era grave. El pequeño se estaba ahogando con una moneda. Si Ginger no hacía algo pronto, tenía la muerte asegurada.

Afortunadamente, la mujer sabía cómo proceder y tomó al muchacho para hacerle la maniobra de Heimlich. Casi al instante arrojó lo que tenía en la boca: una moneda. Mira el video de 29 segundos en donde se ve el actuar de la conductora:

httpv://youtu.be/RzqOlbO-NmI

Ginger creyó que el niño sólo molestaba porque no quería sentarse. Una compañera ayudó al pequeño y destacó la gravedad de la situación.

“Escuché cuando la moneda cayó al suelo y la vi rodar”. 

-Ginger Maxville (a WTVR)-

Su rápido actuar salvó la vida del niño, quien estaba muerto de miedo por no poder respirar…

Maxville dijo que no merece crédito porque Dios actuó a través de ella. También señaló que el pequeño le pidió quedarse con la moneda, cosa que ella aceptó con la condición de que no se la volviera a tragar. 

¿Qué te pareció?

Puede interesarte