Por Teresa Donoso
14 noviembre, 2016

Porque los alumnos debían estar “emocionalmente seguros”.

Frank Navarro, un profesor de Estados Unidos que enseña en una escuela de California y que lleva 40 años de trayectoria acaba de ser suspendido y desvinculado de sus funciones después de comparar la elección de Trump con el ascenso de Hitler al poder. Navarro es experto en todo lo que tiene que ver con el tema del Holocausto, por lo que encontró pertinente hacer esta acotación en clases.

Deanne Fitzmaurice
Deanne Fitzmaurice

Sin embargo, los apoderados de la escuela Mountain View no reaccionaron de buena manera cuando se enteraron de lo que había ocurrido en la clase. Debido a esto, el director de la escuela, Dave Grissom y el superintendente, Jeff Harding, decidieron alejarlo de sus funciones.

SchoolWatch Programme
SchoolWatch Programme

Navarro le aseguró al portal SF Gate que lo que había ocurrido es que los padres entendieron que él estaba diciendo que Trump y Hitler eran prácticamente lo mismo, pero él asegura que eso no fue exactamente lo que quiso decir:

“Uno de los padres dijo que yo había dicho que Donald Trump era Hitler, pero yo nunca diría algo como eso. Hacerlo sería tener un pensamiento histórico poco cuidadoso”.

La comparación que Navarro hizo apuntaba al hecho de que ambos se habían vuelto conocidos y habían llegado al poder usando una retórica parecida y utilizando la idea de deportar a los extranjeros y devolverle la grandeza al país.

“Creo que tiene sentido, se basa en hechos, tiene evidencia. Le recuerda a los estudiantes que la historia es real”.

Pero debido al clima que se ha dado posterior a las elecciones, los encargados de la escuela decidieron que enseñar algo como eso era inapropiado. De hecho, el director aseguró que muchos estudiantes habían mostrado señales de estar bajo un gran estrés emocional y que la escuela tenía la obligación de ser “un ambiente emocionalmente seguro” para los estudiantes.

Change.org
Change.org

Al parecer esta no será un decisión definitiva y la escuela sólo lo ve como un “castigo” que, al ser cumplido, le permitirá al profesor volver a sus funciones. Miles de personas se han manifestado al respecto, firmando una petición en Change.org donde se pide que hayan disculpas publicas para el profesor y que se acabe con su suspensión. Hasta ahora, la petición ha sido firmada por casi 27 mil personas.

Navarro, eso sí, se ha quedado muy tranquilo con su decisión, pues siente que ha sido fiel a sus ideas:

“Siento que esto es muy importante: quedarse callado ante la intolerancia o el fanatismo y mirar para el otro lado es lo mismo que estar de acuerdo con estas ideas. Eso no algo que ni yo, ni cualquier otro profesor de historia, deberíamos hacer”.

¿Qué piensas tú al respecto?

Puede interesarte