Por Fernanda Peña
9 mayo, 2017

Parecía divertido y retador, pero todo se puede salirse de las manos en cuestión de segundos.

Ocurrió en alguna estación de Metro de Turquía y, para el aprendizaje de todos, una cámara de seguridad captó el incidente completo. Lección 1: Nunca, por nada del mundo deberíamos dejar a nuestros hijos subir solos y experimentar con una escalera mecánica. Lección 2: Por más que parezca divertido y retador, estas escaleras no son para subir en la dirección equivocada. Este niño vivió en carne propia lo aterradora que puede resultar una hazaña de estas.

Y aquí va…

La identidad del niño, hasta ahora, es reservada…

A los pocos segundos se le luchar para no caer atrapado…

Pero el siniestro fue inevitable… Las escaleras aún en movimiento, prácticamente engulleron la pierna del niño, hasta la cintura.

Su madre corrió a auxiliarlo de inmediato

Y por suerte alguien (no se sabe si la propia mujer, o el centro de control) logró apagar las escaleras de inmediato…

Los testigos también corrieron a auxiliar el pequeño, pero no hubo éxito

Así que decidieron llamar al personal del metro y a los bomberos para que se encargaran del asunto…

 

 

Los expertos utilizaron una sierra radial para cortar una parte de la escalera y lograr liberar al pequeño. Por si acaso te estabas preguntando si tuvo lesiones, la respuesta es sí…

“Lesiones menores”, dijeron, aunque el pequeño mantuvo el pie aplastado durante poco más de media hora.

Afortunadamente, el incidente no pasó a mayores, pero nos deja un claro mensaje: No importa que edad tengas, no se debe correr en contra de las escaleras eléctricas.