Por Irene Cereceda
22 septiembre, 2016

Simplemente desgarrador.

Kristian Guerrero y su esposo Fabian tenían una vida perfecta. Se habían casado hace algunos meses atrás y estaban esperando al primero de sus hijos, sin embargo, esta joven pareja no sospechaba que en un abrir y cerrar de ojos todos los sueños y proyectos que tenían iban a ser arrebatados por culpa de una irresponsable conductora borracha.

Todo sucedió en San Marcos cuando Kristian y su esposo Fabián iban transitando por la carretera y de repente apareció Shana Elliot, una joven de 21 años que venía manejando borracha.

Shana perdió el control de su vehículo y traspasó la línea de separación, chocando el carro en el que venían Kristian y Fabián.

El impacto fue tan fuerte que Fabián murió de manera inmediata, mientras que Kristian fue internada en el hospital con severas heridas en su cabeza.

Kristian estaba embarazada de 19 semanas y después de dos días internadas, los doctores tuvieron que inducir el parto. Kristian dio a luz a su pequeño hijo y fue capaz de sostenerlo por un momento.

Sin embargo, el pequeño no resistió y al igual que su padre, murió.

Kristian entonces decidió que la muerte de su pequeña familia no fuera en vano. Y a través de su testimonio y un poderoso mensaje en las redes sociales, quiere crear consciencia en las personas para que no vuelvan a subirse a un carro si bebieron en exceso.

Esta mujer compartió una foto de su automóvil después del accidente y de ella en el hospital…

14364744_10206085080760747_6343647772495957_n
Facebook

La imagen venía acompañada con un fuerte mensaje que compartió en Facebook:

«…Esto es haber sido inducida a un parto por 24 horas después de sobrevivir a un accidente automovilístico que mató a mi esposo y a mi hijo. Todo porque alguien pensó que estaba bien emborracharse y manejar. No está bien. Está bien detener a un amigo para que no maneje, está bien tomar las llaves de alguien que muestra señales de estar borracho, está bien tomar el teléfono y llamar por un aventón si te sientes un poco mareado, no es un signo de debilidad..

…»No bebas alcohol y manejes, no arriesgues tu libertad, no sólo estás poniendo tu vida en peligro, sino que la de todos en el camino. Pude haber muerto, pero Dios tenía otros planes para mí. Estoy acá para luchar por mi esposo y mi hijo. Seguiré compartiendo esta historia hasta el día que muera..Me niego a dejar que mi esposo e hijo mueran en vano«.

1024x1024-587x420
Facebook

Kristian dice que se siente afortunada de por lo menos haber podido conocer y abrazar a su hijo por unos momentos y espera que este mensaje llegue a la consciencia de todas esas personas que aún no toman el peso a lo peligroso que es manejar después de haber tomado alcohol.

¿Qué te pareció la historia de Kristian?

Puede interesarte