Por María Gana
20 Mayo, 2015

Si actúas rápido y sigues estos consejos, no tendrás que reemplazarlo por otro. 

Me imagino que a más de alguno se le ha caído el celular al lavabo o inodoro. ¿Lo dejaste en alguna ocasión en la chaqueta y acabó en la lavadora? ¿Te alcanzó la lluvia o te olvidaste que tenías el teléfono en el bolsillo y decidiste ir a nadar? Que se te moje el celular suele implicar tener que reemplazarlo, pero a veces, si eres lo bastante rápido, ¡puedes salvar el celular!

Sigue los siguientes pasos:

1. Saca el teléfono del agua tan pronto puedas

0

Los orificios de los celulares pueden permitir el paso del agua al interior del celular, en tan sólo 20 segundos o incluso menos. Por eso debes sacar tu celular del agua inmediatamente, probablemente no se dañe demasiado si lo haces.


2. Evita un corto circuito

2

Si estaba encendido, apágalo y si estaba apagado, no lo enciendas, ya que podrías provocar un cortocircuito. Si el celular está conectado al cargador, y éste también está sumergido en el agua, no intentes sacarlo del agua. Contacta a un técnico en electricidad para que te asesore. La electricidad y el agua no se llevan bien…


3. Si tu equipo lo permite, extrae la batería

1

Este es uno de los pasos más importantes. Si tu celular tiene batería, sácala. Muchos de los circuitos internos del teléfono resistirán la inmersión en agua.


4. Extrae la tarjeta SIM

8

Para mucha gente, salvar la tarjeta puede tener más valor que salvar el propio teléfono. Las tarjetas SIM suelen sobrevivir bien a los efectos del agua, así que retirarlas de inmediato tiene sentido. Simplemente sécala y déjala a un lado hasta que necesites conectar tu teléfono a la red móvil.


5. Seca tu teléfono con un trapo suave o una toalla

6

Sécalo con un paño o con un pañuelo de papel. Lo ideal es tratar de no obstruir los huecos y las ranuras del teléfono con papel mojado. Utiliza una aspiradora si es posible, colocándola sobre las áreas afectadas durante unos 20 minutos para cada área accesible. Ten cuidado de no mantener la aspiradora demasiado cerca del teléfono, puesto que este vacío puede originar electricidad estática. No es aconsejable que uses un secador de pelo puesto que puede forzar a la humedad a introducirse más adentro, ya que el aire soplará hacia el interior.


6. Extrae la humedad probando diferentes métodos

5

Deja el teléfono dentro de un recipiente o una bolsa que contenga arroz crudo durante toda la noche. El arroz absorberá cualquier humedad restante. Si tienes a mano, es preferible usar un desecante. Las toallas absorbentes o las servilletas también pueden servir.


7. Pon a prueba tu teléfono

9 (1)

Después de haber esperado por lo menos 24 horas, o más si es posible, echa un vistazo y comprueba que tanto el interior como el exterior de tu celular se encuentra limpio y parezca seco. Vuelve a colocar la batería en el teléfono y prueba a encenderlo.


8. Conecta el teléfono al cargador sin batería si aún no funciona

3 (2)

Si así sí funciona, necesitas una batería nueva. Pero si aún así no lo hace… Es hora de llevar tu celular a un distribuidor autorizado. No trates de ocultar el hecho de que se ha mojado, ya que hay indicadores internos que detectan la humedad, y es más probable que sean capaces de ayudarte si les explicas exactamente lo que ha ocurrido.

¡Buena suerte!

Te puede interesar