Por Ignacio Mardones
5 octubre, 2015

Si a nosotros no nos gusta, ¿por qué les gustaría a ellos?

Las ballenas y delfines de SeaWorld no lo pasan bien. Todos estos parques en donde podemos verlos haciendo trucos para divertir al público, en realidad los explotan y hacen que su calidad de vida sea muy inferior a lo que sería si vivieran en libertad. Son tratados como payasos, viven en lugares de tamaño reducido, trabajan incansablemente y no pueden desarrollar sus instintos naturales.

El humorista francés Remi Gaillard tomó esa realidad e intentó hacer una comparación con los seres humanos. Él, junto con otros de su equipo, se disfrazaron de ballenas y delfines y salieron a dar un paseo para darle una sorpresa a quienes se cruzaron en su camino:

httpv://youtu.be/w1k4tyPuIOQ

Si los tratamos de esta forma…

Ellos también podrían hacer lo mismo con nosotros…

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte