Por Francisco Armanet
26 octubre, 2016

¡Podrás reducir gran parte del gasto!

Ser dueño de un auto puede ser tanto un lujo como un gran dolor de cabeza. Claro, para todos es cómodo simplemente salir de casa, subirse al coche y conducir tranquilamente hasta llegar al trabajo. Las micros y el metro en ese sentido son bastante agobiantes. Sin embargo, toda moneda tiene dos caras y en lo que respecta a los vehículos, el lado oscuro es demasiado terrible. Pago de seguro, arreglos, congestión vehicular, multas por prácticamente cualquier infracción a la ley, y asimismo un sinfín de otros problemas que son capaces de hacernos vender el auto y pasear en bicicleta por el resto de nuestras vidas. Pero… ¿acaso olvidé nombrar el combustible?

Pues, no podía ser. La gasolina es probablemente el obstáculo más difícil de superar a la hora de tener un vehículo. Cada vez que pasas por la estación de servicio sientes como si ya te estuvieran sacando dinero a la fuerza del bolsillo. Bueno, por si no lo sabías, hay una serie de consejos que pueden alivianar tu dolor y hacer que conducir un coche no te cueste literalmente un ojo de la cara.

Te los dejamos.

1. Planifica bien tu recorrido

Antes de iniciar el trayecto, ya sea dentro de la ciudad como fuera de ella, es recomendable definir con anterioridad la ruta a fin de reducir al máximo la posibilidad de extravío o toparse con los desagradables tacos por hora punta, accidentes o trabajos en la vía.


2. Encendido del vehículo y arranque

Los vehículos modernos no necesitan ser acelerados al momento de encenderlos. Realizar esa acción aumenta innecesariamente el consumo de combustible. Si tu vehículo usa bencina, una vez encendido puede iniciar inmediatamente la marcha. En tanto, si usa diesel, los especialistas recomiendan esperar unos segundos antes de ponerlo en movimiento.


3. Uso de los cambios

Si quieres ahorrar en el uso de combustible debes saber que la primera marcha solo se debe usar para poner en movimiento el auto. Y se debe pasar a la segunda velocidad en los dos segundos de la puesta en movimiento o a los seis metros de trayecto, en promedio. Para seguir en la línea del ahorro, los entendidos aconsejan comenzar lentamente el desplazamiento del vehículo. Estudios han demostrado que comenzar la marcha a una velocidad baja (hasta 20 KM/h) durante los primeros segundos permite ahorrar hasta un 11 por ciento de combustible, por lo que se recomienda evitar acelerar bruscamente. Ya una vez en circulación, trata en lo posible de realizar el cambio de marcha entre los 2.000 y 3.000 rpm. Para eso sólo es necesario poner atención a lo que indica el tacómetro del tablero.


4. Evitar las aceleraciones y frenadas bruscas

Este consejo, vinculado directamente con el punto 3, se aplica principalmente al uso del auto en la ciudad donde las acciones de acelerar y frenar se multiplican dependiendo del tráfico existente. Por esa razón, se aconseja siempre mantener una distancia prudente con el vehículo que va adelante, lo que permitirá tener una conducción más fluida y con menos gasto de combustible.


5. No abuses del aire acondicionado

Se acerca el verano y no hay nada mejor que conducir con aire acondicionado, pero su uso habitual puede significar un aumento de un 20% en el gasto de combustible. Por esa razón se recomienda utilizarlo por tiempos muy limitados. Si tu auto tiene climatizador automático los entendidos aconsejan programarlo en 23 grados promedio.


6. Detenciones

Si vas a estar detenido por más de un minuto lo mejor es que apegues el motor y lo vuelvas a encender cuando sea necesario. Aunque no lo creas esta simple acción reduce considerablemente el consumo de combustible.


7. Presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos también es un factor que ayuda en el ahorro de combustible. Lo ideal es que se respeten las indicaciones del fabricante, aún cuando en promedio se aconseja mantener unas 28 libras para la ciudad. Si no tienes el manual del auto, algunas veces las indicaciones las puedes encontrar al costado de la puerta del conductor.


8. Aerodinámica

Todo elemento que afecte la aerodinámica del vehículo también influirá en el aumento de consumo de combustible. Si tienes un portaequipaje en el techo de tu auto es recomendable que lo saques si no lo utilizas.


9. Distribuir la carga y evitar el sobrepeso

Cuanto más peso lleve el vehículo más combustible va a consumir, por lo mismo se recomienda no usar el auto como bodega o una extensión de la casa u oficina.


10. Aprovecha la ruta

Este último consejo es el más obvio de todos pero no por eso el más aplicado entre los conductores. Saca partido a las pendientes de la ruta y usa la inercia para hacer el juego de cambios de marcha, mientras que en las subidas intenta en lo posible retrasar la transición a un cambio más bajo.


¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte