Por Ignacio Mardones
14 abril, 2016

Tuvieron que empujar al bebé de vuelta al vientre de su madre…

Una mujer llamada Kaycee estaba en un restaurante de carretera cuando comenzó a tener a su bebé. No estaba preparada para eso, no había nadie con experiencia y no estaban las condiciones como para que el niño naciera seguro. Unos camioneros que pararon en el lugar se dieron cuenta de esto y decidieron hacer algo para ayudarla.

Ahí tendida en el suelo del establecimiento, Kaycee pujó para que la criatura conociera el mundo. Pero cuando se percataron de que el cordón umbilical estaba ahogando al bebé, ellos mismos tuvieron que empujarlo hacia el interior de la madre para salvarle la vida. Las cosas terminaron saliendo bien, sin embargo, fue un trabajo duro y arriesgado. Mira cómo se desarrolló todo:

httpv://youtu.be/cvR0nYXbHro

Los camioneros Peter y Fred demostraron ser excelentes personas. Sin su ayuda, el bebé de Kaycee quizás no hubiera sobrevivido al parto.

«La cabeza estaba afuera y el cordón umbilical estaba alrededor de su cuello. No había vida en el bebé. No se movía». 

-Peter-

Ellos tuvieron que ingeniárselas mientras llegaban los de 911. Mantener el control de la situación no debe haber sido nada de fácil…

No sólo la ayudaron a tener a su bebé, sino que también le dieron apoyo emocional y la tranquilizaron. Se necesitan más personas así en este mundo.

¿Qué te pareció el caso?

Puede interesarte