Por Gustavo Aldunate
23 febrero, 2015

Uganda se ha enfrentado a altas tasas de mortalidad infantil y materna durante demasiado tiempo.

Muchos factores contribuyen a esto: muy pocos recursos, largas distancias a la atención médica y altísimos costos de esta. Pero eso está empezando a cambiar, porque estos jóvenes ugandeses están salvando el día… Con sus teléfonos celulares!

En Uganda, los índices de bebés que mueren antes o después del parto son realmente preocupantes. En la mayoría de los casos, incluso cuando la mujer es capaz de acceder a un centro de salud, las embarazadas no pueden realizarse un ultrasonido, puesto que las clínicas no pueden permitirse el equipo. Así, los diferentes centros deben monitorear los latidos del corazón del bebé con un dispositivo ideado hace 100 años, que no cumple con las expectativas. En lo absoluto.

Captura-de-pantalla-2015-02-20-a-las-14.09.21

Un chico ugandés llamado Josh ha desarrollado su propia aplicación de ultrasonido para smartphones, con la ayuda de un compañero. Conectaron el dispositivo de 100 años de edad a un teléfono inteligente, y con un par de toques mágicos (científicos, en realidad) obtuvieron esta fabulosa aplicación, que puede diagnosticar, alertar y sugerir cursos de acción para futuras mamás. El resultado: más mamás y bebés sanos.

Captura-de-pantalla-2015-02-20-a-las-13.59.56

La nueva tecnología no se detiene. Otros dos chicos de Uganda (Josué y Brian) han inventado una aplicación móvil que funciona según parámetros similares, y que podría diagnosticar rápidamente la malaria. ¿Por qué es esto tan necesario? Porque la malaria mata a más niños menores de 5 años que el SIDA en el África subsahariano.

Captura-de-pantalla-2015-02-20-a-las-14.49.57

La prueba tradicional para la malaria requiere agujas, mientras que esta nueva aplicación utiliza un sensor de luz, que detecta la malaria en las células rojas de la sangre. ¡Todo con un teléfono! Suena como una verdadera revolución, pero lo cierto es que el mundo no parece interesado en invertir en ello… Lamentablemente, y tal como lo describe un ugandés, existe un prejuicio generalizado de que las cosas fabricadas en África no son lo suficientemente buenas, por lo que estos científicos no están recibiendo recursos. Muy curioso, considerando la cantidad de pequeños y de mujeres que podrían salvarse si estos métodos estuvieran patentados.

Captura-de-pantalla-2015-02-20-a-las-14.27.35

Pero ellos no se rinden. Saben que, como africanos, tienen mucho que ofrecer al mundo. Y es que, si pueden desarrollar increíbles tecnologías que salvan vidas mientras su país aún se recupera de una guerra civil… Imagina todo lo que podrían desarrollar si tuvieran más recursos y apoyo!

El boom tecnológico de África está apenas comenzando.

Visto en: Upworthy.com

Puede interesarte