Por Raúl Cobo
6 septiembre, 2016

“Mi familia viene antes que el baloncesto”.

Jrue Holiday promedia 16.8 puntos, 6.0 asistencias, 3.0 rebotes y 1.4 robos por partido. Es junto a Anthony Davis, uno de líderes del equipo de los New Orleans Pelicans. Su posición en la cancha es la de base (armador). Su función es el ser el primero del equipo en construir la jugadas del equipo. Las desiciones que el toma en la cancha son vitales para su equipo, pero son sin duda alguna, las desiciones que ha tomado fuera de estas las que han llamado la atención de todo el mundo, más allá del deportivo. Resulta que el jugador, pese a encontrarse en un buen momento y ser joven, decidió renunciar a su equipo para dedicarse 100% a su esposa, la futbolista Lauren Holiday, quien se recupera de un peligroso tumor cerebral que se le produjo tras dar a luz a su primer hijo.

Best 3 years of my life. I love you.

A photo posted by @laurenholiday12 on

Esta historia de amor comenzó cuando ambos eran estudiantes en la UCLA. Jrue, jugaba para el equipo universitario de los Bruins y Lauren brillaba como delantera del equipo de fútbol. Al principio, su pasión por el deporte los hizo convertirse en muy buenos amigos, que con el tiempo se convirtió en algo más, sobre todo cuando sus carreras comenzaron a despegar. Finalmente, se terminaron casando en julio del 2013.

So grateful for love and beautiful friendships. Love you both so much. #alonetomalone

A photo posted by @laurenholiday12 on

Ese mismo año (2013), Lauren fue nombrada la jugadora más valiosa de la selección nacional femenina, y en el 2014, la Federación de Fútbol de los Estados Unidos la coronó como la Atleta del Año. Tal parece que el amor estaba dando sus frutos. Aunque para ser honestos, ella ya había ganado medallas olímpicas con su selección en Beijing 2008 y Londres 2012, además de ser una figura muy popular dentro del no muy popular fútbol de los EE.UU.

Game changer. World changer. Thank you for changing my life for the better. #onlyoneabby

A photo posted by @laurenholiday12 on

Fue también en el 2013 cuando Jrue cambió de equipo, pasando de los mediocres Sixers de Philadelphia a un equipo como los Pelicans, quienes actualmente están considerados como uno de los equipos con mayor futuro dentro de la NBA.

nba_u_holiday_b1_600x400
ESPN

Ambos estaban destinados a ser grandes estrellas, y en realidad, aún pueden hacerlo, pero lamentablemente tuvieron que interrumpir sus carreras apenas los doctores descubrieron un tumor en el lado derecho del cerebro de Lauren al momento en que ella se encontraba embarazada.

Las buenas noticias para Holiday y su mujer fueron que el tumor era operable y no suponía ningún riesgo para el bebé. El diagnóstico hablaba de una total recuperación tras la intervención. Pero al tratarse de una operación cerebral, su recuperación es lenta  y coincide coincide con el comienzo de la Liga regular de la NBA. Por lo cual, el jugador decidió renunciar a su equipo este año con tal de quedarse con su esposa.

“Mi familia viene antes que el baloncesto. Obviamente soy bendecido por jugar este juego y estar en la posición que estoy, pero mi esposa es lo más importante en el mundo para mí. Ella está primero que nada”.

-Jrue Holiday, en conferencia de prensa-

Because I miss him…#tbt

A photo posted by @laurenholiday12 on

Tanto la dirigencia como los fanáticos han mostrado su apoyo al jugador en esta decisión. Pero sin duda alguna, su principal apoyo ha sido su propio entrenador.

“Lo más importante que Jrue tiene hacer ahora es estar con su esposa y su familia. Cada uno de nuestros entrenadores y jugadores entiende lo que Lauren y Jrue están pasando, y ellos saben que estamos apoyándolos al 100%. Nosotros continuaremos haciendo todo lo posible para apoyarlos y ayudarlos a superar estos tiempos difíciles.”

-Alvin Gentry, entrenador de New Orleans Pelicans, en comunicado de prensa-

Let freedom ring

A photo posted by @laurenholiday12 on

Sinceramente, creemos que lo de Jrue Holiday es más grande que cualquier triple de Stephen Curry o volcada de LeBron Jamen. Y que el amor es superior a cualquier anillo de la NBA, excepto claro, que tengas tantos como Kobe.

Puede interesarte