Por Felipe Carmona
12 mayo, 2016

Esto sí que es cumplir con su deber.

Los policías de todo el mundo están ahí para servir a la población y ayudar a protegerla de todo mal y todo peligro. Pero, por más que muchos crean que sólo deben colaborar con las personas, hay muchos oficiales que también aplican su criterio con quienes muchos olvidan: los animalitos.

Estos dos policías estadounidenses estaban en su patrulla cuando sintieron unos golpes a la puerta.

La oficial Cecilia Charron y su compañero James Givens estaban en su vehículo, atentos a lo que ocurría en la ciudad de Cincinnati cuando, sin ver a nadie venir, escucharon unos golpes en la puerta de la patrulla. Rápidamente abrieron y se encontraron con una visitante inesperada. Era una mamá gansa que rompió su hábito de mantenerse lejos de los humanos por una razón de mucha urgencia.

Primero, los policías no supieron bien qué hacer, pero frente a los graznidos de la emplumada madre, decidieron seguirla.

Cuando llegaron a dónde los llevó la mamá gansa, se encontraron con uno de sus gansitos enredado con la cuerda de un globo.

Sin saber muy bien qué hacer, los policías llamaron a Servicios Animales pero ellos no pudieron acudir a la emergencia. Así que, armándose de valor, la oficial Charron puso las manos a la obra y tomó a la pequeña cría para ayudarla mientras su madre miraba y el compañero filmaba todo con su teléfono.

El operativo policial fue todo un éxito y, en cuestión de minutos, los oficiales pudieron ver a la familia nadando junta otra vez.

La tierna historia llegó a los medios locales, que cubrieron la historia en el completo reportaje que puedes ver a continuación.

httpv://youtu.be/_ljVXQna6F4

Puede interesarte