Por Teresa Hechem
30 abril, 2015

Se “curó” con una píldora.

Jean Sharon Abbott tiene 38 años y durante gran parte de su vida, exactamente 33 años, vivió convencida de que padecía displejía espástica, una forma de parálisis cerebral que la tenía postrada en cama, casi inmovilizada, y le provocaba espasmos musculares y debilidad. Sin embargo, este diagnóstico no la venció y decidió continuar con su vida. Jean asistió a la universidad, se casó y tuvo tres hijos. 

Tras una larga travesía por innumerables doctores, procedimientos, medicamentos y cirugías, Jean fue correctamente diagnosticada con distonía dopa- sensible, un desorden muscular extraño, pero perfectamente tratable con una simple píldora que debe tomarse a diario. Durante un viernes santo, Jen comenzó su nuevo tratamiento. Dos días después, ella fue capaz de mantenerse en pie por primera vez y sin la ayuda de nadie.

¿Vas a saltar por distonía? Estuve mal diagnosticada con parálisis cerebral desde hace 33 años #saltapordistonía 

1507004_948041208557279_2124820496563891732_nFuente

Jen confesó no sentir ningún pensamiento negativo respecto a lo que pasó porque si no hubiera sido por eso a lo mejor no habría conocido a su marido ni formado la hermosa familia que tiene hoy. “Honestamente, nunca he tenido ningún pensamiento negativo respecto a lo que pasé”, aseguró Jean al “Daily Mail”. La mujer agregó que tuvo una “excelente niñez”, a pesar de tener que estar siempre en una cama y depender de otros para todo. “Mis padres fueron muy buenos en tratar mi discapacidad y no me consentían (…) Además, tenía amigos de verdad”, afirmó.

10891571_981180085243391_8082625339380787813_n Fuente10178088_817901788237889_4389944736268430746_nFuente

Ahora está disfrutando de las cosas simples que antes no podía hacer como cocinar un pastel para el cumpleaños de su hija. Jen está agradeciendo continuamente su gratitud por poder realizar este tipo de actividades.

Asimismo, Jean se propuso crear conciencia sobre la enfermedad que padece, para que otras personas puedan reconocer sus síntomas y así evitar nuevos diagnósticos equivocados. En este sentido, ha grabado videos y tiene su propia página web. La mujer de Plymouth, Minnesota, cuenta con un libro y un blog, y realiza charlas para inspirar y motivar a las personas a apreciar las pequeñas cosas de la vida.

Puede interesarte