Por Javiera Spröhnle
9 enero, 2017

Abrieron una cuenta en GoFoundMe para ayudar a la víctima.

Como una pesadilla. Así fueron las largas y horrorosas horas que un joven de 18 años con esquizofrenia y déficit atencional , vivió hace algunos días en Chicago. No sabía los motivos, pero de pronto estaba ahí, amordazado, amarrado, siendo torturado por dos hombres y dos mujeres que parecían volcar todo su odio con el mundo hacia él. Lo peor: los victimarios transmitieron en vivo todo el terrible proceso, por Facebook. La noticia impactó a muchos, llegando incluso a oídos del Presidente Barack Obama, quien condenó los actos de los acusados.

Pero, no solo el presidente y la justicia tomaron cartas en el asunto, también, un completo desconocido inició una campaña a través de la página web GoFundMe (puedes conocerla aquí) con el objetivo de recaudar fondos para la víctima y su familia. En solo un día juntó $67.000 dólares, hoy, la cifra supera los $100.000.

Upsocl

“Todos aquellos que vieron la horrible tortura y el trauma inflingido recientemente a un joven en Chicago, no es algo que pronto olvidarán. 

Los perpetradores han sido detenidos y esperamos que la justicia sea rápida. Pero aprovechemos la oportunidad para demostrarle a la víctima y su familia algo de apoyo financiero durante este difícil momento de recuperación y hacerle saber que hay muchos por ahí que están aquí para él. 

(…) Vamos a demostrarle que hay mucho más bien en este mundo que el mal que el experimentó” 

Con esas palabras el anónimo usuario conocido como R.b. Sheldon de San Francisco, hizo un llamado a apoyar a la joven víctima. La campaña pronto se hizo viral, alcanzando los $139.620 dólares, para la fecha. Todo un logro, considerando que el objetivo inicial era llegar a los $10.000 dólares.

GoFundMe

En tanto los perpetradores: Jordan Hill (1), Tesfaye Cooper (18) y las hermanas Brittany Covington (18) y Tanishia Covington (24), fueron arrestados el mismo día, luego de que se encontrara a la víctima deambulando por las calles de Chicago, desorientado y con poca ropa. Al siguiente día, fueron acusados de secuestro agravado, agresiones ilegales agravadas,  violencia agravada y delitos de odio.

Policía de Chicago

No puedo catalogarlo como “un final feliz”, ya que todo en esta historia está mal desde un comienzo. Pero sin dudas es un lindo gesto que demuestra que efectivamente existe más bien que mal en este mundo.

Puede interesarte