Por César Ruiz
24 mayo, 2016

“He crecido en una sociedad en la que nunca pensé que podría ser gay. La heterosexualidad parecía valer más la pena”.

Cuando Gregor Eistert y David Fernández se encontraron con una manifestación organizada por un grupo neonazi el sábado 21 de mayo, ellos buscaron mostrar su desacuerdo. Sabían que los gritos no servirían de nada, así que se tomaron de la mano y comenzaron a besarse. ¿La policía? Los retiró del lugar.

Algunos de los manifestantes que protestaban a favor de “los derechos de los españoles por encima de los no nacionales”, comenzaron a insultarlos. Los llamaban “sidosos” y “maricones”.

Dos videos que registran el momento en que los jóvenes se besan y después son echados por la policía fueron publicados por la periodista Esther Rubio.

Este es el momento en que los retira el policía:

“Entiendo que sólo quería protegernos a nosotros y a los vecinos del barrio, que nos estaban defendiendo, aunque las formas no fueron las más adecuadas. Sencillamente no quería tumulto”.

-Gregor-

Los amigos se fueron a otro punto de la plaza para repetir el beso y de nuevo llegaron los insultos y un policía les pidió que se retiraran.

De acuerdo al diario El País, Gregor Eistert es un estudiante austriaco que está de intercambio en España. Cursa la carrera de Estudios Hispánicos en la Universidad de Alcalá de Henares y vive en Madrid desde hace 10 meses.

Hace un par de años, este joven participó en el importante foro de TED en Salzburgo, donde habló sobre la tolerancia y su experiencia como gay en Austria. “He crecido en una sociedad en la que nunca pensé que podría ser gay. La heterosexualidad parecía valer más la pena”, dice en el video.

Esta es la charla que dio. Realmente vale la pena verla:

*Recuerda activar los subtítulos*

httpv://youtu.be/UhOlDWx4h3M

Este tipo de acciones en medio de protestas de grupos conservadores se han vuelto más recurrentes. En gran parte debido a que logran contrarrestar el discurso de las manifestaciones y dejar sin palabras a los presentes.

En 2012, a pesar de no ser homosexuales, Julia y Auriane se besaron en una manifestación convocada en Marsella, Francia, en contra del matrimonio gay. Lo hicieron “como gesto de solidaridad”, declararon en su día.

httpv://youtu.be/gHCWAYzqV4c

Otro hecho similar que ha llamado la atención de los medios recientemente es el realizado por Zakia Belkhiri, quien decidió tomarse  varias selfies con aquellos que atacaban su identidad al protestar en contra del Islam.

“Al principio resultó una situación extraña, luego se convirtió en algo gracioso. Ella logró que los que protestaban fueran los que se sintieran incómodos”.

Jurgen Augusteyns-

Esta parece ser una de las mejores formas de contrarrestar posiciones intolerantes y cerradas de diversos grupos. Así, su acto pasa desapercibido y tal vez piensen mejor en realizarlo una segunda vez.

Puede interesarte