Por Pamela Silva
20 julio, 2017

“Ya es momento de que aquí en el Norte también nos levantemos y re-evolucionemos el sistema que ya no sirve”.

Juego de Tronos siempre encuentra la forma de sorprendernos, dentro y fuera de la pantalla. En la serie misma cada capítulo nos tiene al borde de 15 úlceras, y fuera de ella nos sorprenden cosas como que Arya Stark ya tiene novio o que Kit Harington no se llama Kit. 

sólo quería ponerlo porque se ve tan lindo así.

Pero últimamente no fue lo único que nos ha sorprendido. Y es que en México el gobernador Jaime Rodríguez ‘El Bronco’ photoshopeó su cara en el cuerpo de Jon Snow para hacer un meme.

Jaime es gobernador del estado norteño de Nuevo León y logró su puesto basándose en una campaña digital, así que es bastante claro por qué decidió elegir a un Stark para hacer el meme.

“Raza, hoy comienza la séptima temporada de Game of Thrones, me hicieron este meme y me causó mucha gracia. Solo he visto algunos capítulos pero me explicaron que en esta serie tras siglos y siglos de abusos de la corona, los del norte se levantaron y les pusieron un ‘HASTA AQUÍ’”.

-Facebook Jaime Rodríguez.

Aprovechó las cosas que están pasando en la serie para hacer una comparación con lo que sucede en su estado. 

“Ya es momento de que aquí en el Norte también nos levantemos y re-evolucionemos el sistema que ya no sirve”.

-Facebook Jaime Rodríguez.

Y obviamente Internet no se quedó callado ante la publicación del gobernador.

Y en Facebook habían comentarios como estos:

“Ya no sabe qué publicar. De seguro ni madres (nada) ha de saber sobre el Juego de Tronos. Debería darte vergüenza”.

“Deja de hacer estas tonterías y cumple lo que prometiste que hasta el día de hoy, ha sido nada. Según tú, tienes grandes avances ja ja ja: inseguridad al por mayor, robos por todas partes, y se burlan de ti de muchas maneras, incluido este meme. Deberías hacer una consulta de revocación de mandato, y así te darás cuenta que no te queremos ya en la gubernatura”.

La verdad es que el meme me alegró mucho la tarde, así que no me quejo.