Por Juan David Montes
17 agosto, 2016

El ratón Pérez tiene competencia.

Uno de los símbolos de crecimiento definitivo es el cambio de los dientes de leche por sus sucesores permanentes. Esta transición suele vincularse con todo tipo de rituales, desde el intercambio de dinero dejado por el imaginario ratón Perez hasta la confección de piezas de joyería con alguno de los dientes… pero no siempre se tiene la precaución de preservar las partes de esta dentadura primaria. Aunque, según expertos, deberían conservarse.

5365840335_1dbebc3649_o
April Griffus

Un estudio hecho en 2003 señaló que estos dientes son una fuente importante de células madre.

Las células madre tienen la capacidad de renovarse en diferentes tipos de células que pueden usarse en diversos tratamientos de enfermedades.

5034082089_80581ac19a_o
Amber Strocel

Así que si un paciente necesita que alguno de sus tejidos sea remplazado, las células madre presentes en sus dientes de leche podrán ser usadas con este fin.

De manera que un diente podría salvar la vida de quien solía tenerlo en su boca.

El diente debe ser almacenado de forma adecuada, tan pronto como sea posible.

4202339116_78ec46a8c4_o
Jinx!

En el mundo ya existen bancos especializados en la preservación de dientes de leche, para conservar las células madre.

Allí son guardados en una cámara de criopreservación con nitrógeno líquido.

Cuando quiera que se necesiten las células, allí estarán disponibles.

Puede interesarte