Por Hisashi Tanida
5 octubre, 2018

“Eyaculé adentro tuyo y tengo VIH, LOL ¡Ups!”, decía uno de sus mensajes.

Con las enfermedades no se juega, punto uno. El VIH en la actualidad es una de las pandemias más grandes del mundo y también una de las más peligrosas. Si bien la ciencia ha alcanzado lograr tratamientos que mejoran la calidad de vida de los contagiados, volviéndolas casi a un nivel normal, controlar el contagio es un tema de salud pública que debe ser regulado.


Por eso, cuando personas como Daryll Rowe, peluquero inglés de 26 años, juegan con esto, no queda más que reprocharlo públicamente y esperar su castigo correspondiente. Este hombre le decía a sus amantes, a quienes contactaba por Grindr, red social de citas gay, que los había contagiado con el virus.

Actualmente Rowe enfrenta cargos por contagiar a cuatro personas e intentarlo con otras dos más durante el periodo de octubre 2015 y diciembre 2016. La corte les garantizó a todos el derecho al anonimato. Las investigaciones comenzaron cuando las últimas dos víctimas denunciaron este hecho a la policía.

Algunos de los mensajes que Rowe envió son derechamente sicópatas:

“¡Rompí el condón! Eres tan estúpido, ni siquiera te diste cuenta”

“Quizás tienes la fiebre. Eyaculé adentro tuyo y tengo VIH, LOL ¡Ups!”

Los juicios continuarán durante las próximas 6 semanas.

 

Puede interesarte