Por Francisco Armanet
20 septiembre, 2016

Entre los restos se encontraron una calavera con tres dientes, dos fémur, huesos del brazo y varias costillas.

Los restos de un pasajero que viajaba a bordo de un barco griego que se hundió en el Mar Egeo hace más de 2000 años fueron descubiertos recientemente por un equipo de buzos especialistas. El esqueleto pertenece al primer grupo de huesos en encontrarse desde que se implementó la técnica de análisis de ADN y podría entregar a los científicos una oportunidad dorada para informarse sobre la identidad, la etnia y el origen de las víctimas del legendario hundimiento del barco Antikythera.

En primera instancia, la nave fue encontrada por buzos que exploraban la costa griega a principios de 1900. En ese momento, el descubrimiento se hizo famoso y el barco se dio a conocer alrededor de todo el mundo junto con lo que se llamó el primero computador análogo del mundo; Un sofisticado reloj que jugó un papel fundamental a la hora de modelar el movimiento del sol, de la luna y los planetas. El aparato yacía prácticamente intacto en medio del agua.

analgoo
Wikimedia Commons

Desde ese hallazgo ha pasado casi un siglo y un sinnúmero de avances tecnológicos que permitieron dar con este nuevo descubrimiento. El del esqueleto de uno de los pasajeros a bordo del Antikythera. 

Aunque los arqueólogos sospechan que la nave de 40 metros de largo viajaba desde el mediterráneo hacia Roma cuando una devastadora tormenta la envió contra las rocas en la costa griega, el origen y propósito exacto del viaje marítimo aún es desconocido.

Afortunadamente, el descubrimiento de este esqueleto podría contribuir a resolver una gran cantidad de misterios que subyacen a la catástrofe ocurrida hace más de 2000 años. Según señaló Hannes Schroeder, del Museo de Historia de Dinamarca, entre los restos al fondo del mar se encontraron una calavera con tres dientes, dos fémur, huesos del brazos y varias piezas de costillas. 

Youtube
Youtube

«Contra todas las probabilidades, los huesos sobrevivieron por más de 2,000 años en las profundidades del océano y parecen estar en bastante buenas condiciones, lo que es increíble», señaló Hannes.

Youtube
Youtube

Se espera que futuros estudios revelen el género, la raza y el origen geográfico del humano al que pertenecen los huesos. Al igual que el color de sus ojos y cabello.

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte